Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

31 enero 2007

Fotos de compresion de seno










Compresión de seno.



A veces, cuando un bebé no tiene una succión muy fuerte, se duerme constantemente cuando esta tomando el pecho o la madre quiere incrementar su producción de leche, puede recurrir a la compresión de seno mientras su bebé esta tomando el pecho.



Cuando el bebé esta bien afianzado al seno, la madre puede utilizar la mano que tiene libre, para presionar el seno, con el pulgar por arriba y los otros dedos por abajo, de manera que la leche empiece a fluir, y la madre note como empieza a tragar leche. Mantener la presión hasta que el bebé deje de tragar leche continuamente. Cambiar la posición de la mano, para alcanzar otros lugares del pecho donde haya leche y voler a presionar mientras el bebé traga. Continuar hasta que el bebe ya no trague leche al comprimir el seno, entonces se puede empezar con el otro pecho.

Regresar a donde estaba (COZYBEBE: Ayuda para amamantar en México)





30 enero 2007

Piloto de la Naval

 

Durante un vuelo comercial de aerolínea, un Piloto de la Naval fue sentado junto a una joven madre con su bebé en los brazos.

 Cuando el bebé empezó a llorar durante el descenso para aterrizar, la madre empezó a amamantar al bebé tan discretamente como era posible. El piloto fingía no notarlo y cuando estaban desembarcando, el galantemente le ofreció ayudarle con los diferentes artículos para bebé que le impedían moverse rápidamente.

Cuando la joven madre expreso su gratitud, el piloto respondió: “Vaya ese bebé es muy guapo… y estaba hambriento!”

Un poco avergonzada, la madre explico que su pediatra le dijo que el amamantar le ayudaría a aliviar la presión en los oídos del bebé, durante el aterrizaje.

El Piloto de la Naval, con tristeza sacudió su cabeza, y de un modo verdaderamente de piloto, exclamo, “Maldición! Y todos estos años yo he estado mascando chicle”

29 enero 2007

Bebé entrena mami a dormir

Nos preguntamos que pensaría un bebé cuando la mamá lo quiere entrenar para dormir toda la noche, les comparto esta traducción que acabo de hacer de un mensaje que recibí:
Entrenar para dormir…
Ok, esta es la situación. Mi mami me tiene desde hace 7 meses. Los primeros meses fueron fabulosos, yo lloraba y ella me cargaba y me alimentaba, a cualquier hora, día o noche. Luego algo sucedió. Desde hace unas cuantas semanas, ella me ha estado tratando de entrenar para dormir toda la noche. Primero, creí que era solo una fase, pero cada vez se pone peor. He hablado con otros bebés y parece que es bastante común cuando las mamis nos han tenido mas o menos 6 meses.
Y así es la cosa: estas mamis realmente no necesitan dormir. Es solo un hábito. Muchas de ellas ya han tenido 30 años de dormir, así que ya no necesitan dormir más. Así que estoy implementado un plan, le llamo “el llanto inconstante”.
Va así: La noche uno, llora cada 3 horas hasta que te alimenten. Yo se que es duro, es duro ver a tu mami desconsolada con tu llanto. Solamente mantén este pensamiento: “es por su propio bien”
Noche dos: Llora cada dos horas hasta que tu mami te alimente
Noche tres: llora cada hora.
Casi todas la mamis empezaran a responder mas rápidamente después de 3 noches. Algunas mamis son mas alertas, y pueden resistirse al cambio por mas tiempo. Estas mamis pueden parase en tu puerta por horas haciendo SHHH SHHH. No te rindas. No puedo hacer suficiente énfasis acerca de esto: LA CONSISTENCIA ES LA CLAVE!!!
Si la dejas dormir toda la noche solo una vez, ella esperara eso todas las noches. YO SE QUE ES DURO! Pero ella en realidad no necesita dormir, solo se está resistiendo al cambio.
Si tienes una mami especialmente alerta, puedes dejar de llorar por 10 minutos, solo lo suficiente para que ella se vuelva a dormir. Entonces vuelve a llorar. Eventualmente, funcionará. Mi mami una vez se quedo despierta por 10 horas, así que yo se que lo puede hacer.
Ayer, llore cada hora. Uno solo tiene que decidir continuar y no darse por vencido. SE CONSTANTE! Lloré por cualquier razón que se me ocurrió, mi bolsita para dormir me hacía cosquillas en el pie, sentía una arruga en la sábana. Mi móvil hacia una sombra sobre la pared, repetí y sabia a peras, yo no había comido peras desde el almuerzo, que raro no? El gato dijo miau. Ya debería saberlo. Mi mami me recuerda eso como 20 veces al día, jajaja. Una vez lloré solo porque me gustó como sonaba cuando hacía eco en el monitor en el otro cuarto. Demasiado calor, demasiado frío, no importa! Mantente llorando!!
Me tarde un poco, pero funciono. Me alimentó a las 4 a.m. Para mañana mi meta es a las 3:30 a.m. Necesitas ir acortando el intervalo entre las tomas para cambiar el reloj interno de tu mami.
PD: No dejes que esas cosas de plástico te engañen, no importa por cuanto tiempo los chupes, nunca les saldrá leche, créeme.

11 enero 2007

Intolerancia a la lactosa en el bebé amamantado, diferencia con la alergia a la proteína de la leche de vaca


Intolerancia a la lactosa en el bebé amamantado, diferencia con la alergia a la proteína de la leche de vaca
Por Ana Charfen, IBCLC
Muchas madres reciben la indicación equivocada por personal de salud, como médicos, de destetar a su bebé durante un periodo de intolerancia a la lactosa transitoria.
En ocasiones el bebé amamantado presenta diarrea por una infección gastrointestinal, o hace evacuaciones verdosas y explosivas. Muchas veces la madre recibe la información errónea de que es necesario destetar totalmente o temporalmente, porque el bebé presenta intolerancia a la lactosa temporal causada por que el intestino esta inflamado. El destetar a un bebé por esta razón es un grave error.
En este artículo revisaremos cómo es muy importante continuar con la lactancia materna e innecesario y contraproducente destetar cuando un bebé amamantado presenta diarrea o hace deposiciones verdes, porque su intestino no produce temporalmente suficiente lactasa, que es la enzima que ayuda a digerir la lactosa de la leche.

Todas las leches tienen lactosa. La lactosa es el azúcar de la leche. La leche materna tiene mucha lactosa, por eso es muy dulce. Se ha visto que mientras más lactosa tiene la leche de una especie, más grande es el cerebro de su cría.

Importancia de la Lactosa para el bebé:
§ Es un nutriente específico para la infancia.
§ Brinda aproximadamente el 40% de la energía necesaria
§ Facilita la absorción de calcio y hierro,
§ Reduce el riesgo de infecciones gastrointestinales
§ Proporciona la galactosa que se incorpora directamente como galactolípidos en los tejidos del sistema nervioso central y por lo tanto generan el crecimiento cerebral mencionado.


Todos los mamíferos producen en sus intestinos una enzima que se llama lactasa, que sirve para digerir la lactosa. La enzima lactasa, al digerir la lactosa la rompe en otros dos azucares mas simples, que son más fáciles de digerir, que son la galactosa y la glucosa. Normalmente, cuando el niño se desteta naturalmente, como ya no necesita tomar leche, el intestino empieza a dejar de producir lactasa. Es algo que le pasa a la mayoría de los niños cuando cumplen tres años aproximadamente. Hay razas de personas que producen la lactasa más fácilmente, por ejemplo los europeos del norte, que tienen la tendencia a poder seguir digiriendo la lactosa por muchos años. Otras razas, como los nativos americanos o los japoneses, es más común que dejen de producir la lactasa a partir de cierta edad, por lo que se vuelven intolerantes a la lactosa. Cuando toman leche, les cae pesada y no la pueden digerir. Si uno toma leche constantemente toda la vida, el intestino a veces sigue produciendo lactasa y por eso habemos adultos que podemos tomar leche y no nos cae mal. El que los adultos pierdan la capacidad para digerir la leche puede ser un mecanismo evolutivo por el cual solo los bebés puedan digerir la leche y que los adultos no se tomen la leche que les corresponde a los bebés, imaginemos un tigre adulto al que le tome gusto a la leche de la tigresa, y deje sin alimento a los cachorros. Entonces la intolerancia a la lactosa es normal a partir de cierta edad.
Por otro lado, a veces, por una infección o por un alimento que le cayó mal al bebé, el intestino se inflama. Se pone rojo, y todos esos vellitos que cubren al intestino por adentro, se dañan y hay diarrea. Cuando eso sucede, el intestino pierde la capacidad temporalmente de producir la enzima lactasa. Esto sucede porque el intestino esta dañado por la infección o por el alimento que le cayó mal. Como no produce toda la enzima necesaria para digerir la lactosa de la leche, la lactosa se empieza a acumular en el intestino y se empieza a fermentar, y se empiezan a producir gases, y le duele el estomago aún más al bebé. Cuando el intestino sana, vuelve a poder producir suficiente lactasa. Algunos médicos por falta de información, cuando un bebé tiene intolerancia a la lactosa, que esta causada por una infección o por una diarrea, deciden que es mejor que el bebé tome una leche que no tenga lactosa o que no tenga tanta, como la leche de soya. A veces dicen que el bebé, si toma formula, se la diluyan a la mitad, a veces si el bebé es amamantado, le indican incorrectamente que destete por unos días y mientras le den formula de soya o formula deslactosada.
Esta indicación es incorrecta, porque si el intestino del bebé esta inflamado por una infección, al tomar una leche artificial que contiene otros ingredientes que le pueden caer mal al bebé, esto puede ocasionar que el intestino se inflame aún más y se ponga peor. Además la leche de fórmula o el té o cualquier otra bebida como el pedialite que le recetan a un bebé enfermo de su aparato digestivo, no tienen las propiedades inmunológicas que tiene la leche materna, que además contiene los anticuerpos a la infección que tiene el bebé en ese momento, por lo que es el peor momento para dejar de dar leche materna al bebé.
Los médicos informados nunca recomiendan destete temporal o total cuando un bebé tiene intolerancia a la lactosa, porque es una intolerancia TEMPORAL que desaparece cuando el bebé mejora de la enfermedad gastrointestinal.
Adicionalmente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) indica en su documento para médicos, El Tratamiento de la Diarrea, lo que éstos deben hacer para tratar diarreas, se puede encontrar en  http://whqlibdoc.who.int/publications/2005/9241593180.pdf (página 14)
Traduzco un fragmento donde habla de esto: “La dieta usual del infante debe continuar durante la diarrea, e incrementarse después de ésta. Ninguna comida se debe NUNCA restringir, y los alimentos usuales del niño NO se deben diluir. El amamantamiento SIEMPRE se debe continuar. La idea es darle tantos alimentos altos en nutrientes como el niño acepte. Casi todos los niños con diarrea muy acuosa retoman su apetito cuando la deshidratación es corregida, mientras que los que tienen diarrea con sangre a menudo comen mal hasta que la enfermedad se resuelve. Estos niños deben ser alentados a que retornen a su alimentación normal tan pronto como sea posible. Cuando se da la comida, usualmente nutrientes suficientes son absorbidos para permitir el crecimiento continuado e incremento de peso. Los alimentos continuos también hacen más rápida la recuperación de la función intestinal normal, incluyendo la habilidad de digerir y absorber varios nutrientes. En contraste, a los niños a los que se les restringe la comida o se les diluye, tienen diarrea por más tiempo y recuperan su función intestinal más lentamente.
Que Alimentos dar
Esto depende de la edad del niño, lo que prefieran de comer y como comieran antes de enfermarse. También las prácticas culturales son importantes. En general, los alimentos adecuados para un niño con diarrea, son los mismos que requieren los niños sanos. A continuación se dan recomendaciones específicas:
Leche:
Los bebés de cualquier edad que estén amamantados, debe permitírseles que continúen amamantando tan seguido y por tanto tiempo como quieran. Los infantes a menudo amamantarán mas seguido de lo usual, y esto debe alentarse. Los infantes que no sean amamantados se les debe dar su fórmula por lo menos cada 3 horas, si es posible en taza. Las fórmulas que se anuncian especiales para la diarrea, son caras e innecesarias, estas no se deben dar rutinariamente. La intolerancia a la leche clínicamente significativa rara vez es un problema. Los bebés de menos de 6 meses que toman leche materna y otros alimentos, deben recibir leche materna incrementadamente. Mientras que el bebé se recupera y la cantidad de leche materna se incrementa, otros alimentos se deben dar en menor cantidad. (si se dan otros fluidos que no sean leche materna, se debe usar una taza, no biberón) Esto normalmente toma una semana. Si es posible, el bebé debe volver a amamantarse exclusivamente. No hay caso en hacer pruebas rutinarias de las evacuaciones de los infantes para sustancias reductoras del pH. Estas pruebas son demasiado sensibles, a menudo indicando absorción mala de lactosa, cuando no es clínicamente significativo. Es mas importante monitorear la respuesta clínica del niño (por ejemplo, incremento de peso, su estado en general). La intolerancia a la leche es solamente clínicamente importante cuando el dar leche causa un incremento en las evacuaciones y en el retorno o empeoramiento de los signos de la hidratación, a menudo con perdida de peso.”
Recientemente salió una nueva publicación de la Academia Americana de Pediatría (en septiembre de 2006) con respecto al manejo de la intolerancia a la lactosa. Específicamente habla de los casos en que se da intolerancia a la lactosa en los bebés por infecciones gastrointestinales, se puede encontrar en http://pediatrics.aappublications.org/content/118/3/1279.full.pdf+html (página 6)
Copio una parte que es interesante: (para saber que hacer si el medico indica destetar porque el bebé tuvo diarrea y presenta intolerancia a la lactosa)
“Formulas libres de Lactosa:
En los países desarrollados, aún en los casos de gastroenteritis aguda, se conserva suficiente digestión y absorción de lactosa, así que las fórmulas con poca lactosa o deslactosadas no tienen ventajas clínicas comparadas con las fórmulas estándar que contienen lactosa, excepto en bebés extremadamente desnutridos (PEDIATRICS Volume 118, Number 3, September 2006_ 1283) en las que la fórmula estándar pueden agravar la diarrea y las formulas deslactosadas pueden tener alguna ventaja. Los bebés amamantados deben continuar tomando leche materna en TODOS LOS CASOS. Esto también ha sido revisado recientemente en las guías de practicas de la Academia Americana de Pediatría para la gastroenteritis aguda.”
Así que ya tenemos más información para educar a los médicos en caso de que indiquen destetar completamente o temporalmente a un bebé amamantado por presentar intolerancia a la lactosa debida a la diarrea. Inclusive menciona que los bebés que toman fórmula, a menos de que estén severamente desnutridos, no deben dárseles formulas deslactosadas cuando tienen intolerancia a la lactosa por diarrea
Resumen: La leche materna SIEMPRE es el mejor alimento para un bebé, pero especialmente cuando esta enfermo. NO se debe destetar a un bebé amamantado por intolerancia a la lactosa, ni siquiera por unos días, eso puede agravar la diarrea, acabar con la lactancia y por lo tanto privar al bebé de sus beneficios.
Alergia a la proteína de la leche de vaca
La alergia a la leche de vaca, es una condición completamente distinta a la intolerancia a la lactosa. La alergia a la leche de vaca, es alergia a la PROTEÍNA de la leche, es diferente a la intolerancia a la lactosa, que es un AZÚCAR (carbohidrato). Los bebés, cuando son muy pequeños en edad, tienen sus intestinos todavía inmaduros. La pared de los intestinos de los bebés de menos de 6 meses es todavía muy permeable, lo que quiere decir que deja pasar hacia el torrente sanguíneo del bebé los alimentos más fácilmente. Por eso, entre otras cosas, los bebés no están preparados para comer alimentos diferentes a la leche materna antes de los 6 meses de edad, al ser tan permeables sus intestinos, dejan pasar hacia la sangre partículas de alimentos, que también por ser el sistema inmunológico inmaduro aún, empieza a hacer anticuerpos contra esos alimentos, así es como nacen las alergias a los alimentos. La alergia es cuando el sistema inmunológico, que es una maravilla, y que nos protege de los virus y las bacterias, desconoce alguna cosa que le llega y cree que es algo que nos puede dañar y empieza a reaccionar contra esa cosa, que a veces puede ser polen, o un alimento o una pomada. Cuando una mamá come algo, pequeñas partículas de ese alimento pasan a través de la leche a su bebé. A la mayoría de los bebés no les pasa nada, pero algunos bebés sensibles que vienen de familias muy alérgicas, pueden llegar a reaccionar con síntomas de alergia a esas partículas que reciben a través de la leche de su mama. El principal alergeno para un bebé es la proteína de la leche de vaca, por eso cuando un bebé esta muy llorón, o tiene síntomas de alergia, se le recomienda a la mamá que deje de tomar leche de vaca, porque la proteína de la leche de vaca, pasa a través de su leche hacia el bebé, y le causa alergia que se traduce en dolor de estomago y malestar. La leche materna en si, nunca causa alergia al bebé, porque tiene los ingredientes que son más afines al bebé. Lo que pudiera llegar a causar alergia serian partículas de alimentos que pasan a través de la leche de la mama, y en ese caso, con ayuda de un alergólogo, se hacen dietas especiales de eliminación. Pero siempre es mejor dar leche materna, la cual podemos “cambiar” dejando de tomar algún alimento si descubrimos que le esta causando alergia al bebé, que destetar y darle una formula hidrolizada al bebé, que puede tener muchos otros ingredientes que le pueden causar alergia al bebé y que no podemos modificar.
Derechos reservados 2006-2015 COZYBEBE
Si esta información te fue útil, considera ayudar comprando un producto en la tienda COZYBEBE

Alergias en el bebé amamantado

Alergias en el bebé amamantado

Aunque casi todas las madres que amamantan pueden comer cualquier alimento con moderación sin causar efecto en sus bebés, ocasionalmente, un bebé sensible puede verse afectado por un alimento que su madre coma. (Lust 1996). La sensibilidad a ciertos alimentos puede ser la causa si el bebé tiene algún o varios de los siguientes síntomas

· Llorar mientras toma el pecho o después de tomar el pecho (también considerar candidiasis, sobreproducción de leche, reflujo gastroesofagico)
· Llorar inconsolablemente por periodos largos de tiempo (también considerar reflujo o sobreproducción de leche)
· Problemas para dormir
· Despertarse repentinamente con dolor obvio (también considerar reflujo)
· Evacuaciones verdes con moco (Schach y Haight 2002) diarrea, vómito
· Eczema, dermatitis, ronchas, erupciones, piel seca (Wilson Clay y Hoover, paginas 62 a 63, Zeretzke 2000)
· Congestión, muchos mocos
· Silbido al respirar, tos
· Sangre en la evacuación.

Cuando un bebé tiene síntomas alérgicos, puede ser que haya historia familiar de alergia. Si un padre tiene alergias, el bebé tiene el 30% de posibilidad de ser alérgico. Si ambos padres tienen alergias, el bebé tiene el 60% de posibilidades (Vonlanthen 1998)
Pregunta a la madre si ha comido algún alimento nuevo o ha comido algún alimento en gran cantidad. Aunque no es muy común que un bebé reaccione a un alimento que su madre coma, algunas madres notan que sus bebés están muy intranquilos después de que ellas comen cierto alimento nuevo (especialmente cuando este es muy fuerte o condimentado), o cuando consumen un alimento en gran cantidad. Los bebés que son altamente alérgicos pueden reaccionar a un alimento que la madre ingiere en cuestión de minutos, pero a menudo los síntomas se manifiestan entre 4 y 24 horas después de la exposición (Zeretzke 2000). Para aliviar el malestar del bebé la madre puede moderar su ingesta o evitar ese alimento mientras continua amamantando. Si este es el caso, el bebé debe volver a la normalidad en 24 horas (Lawrence y Lawrence p. 327)
No todas las sensibilidades alimenticias son obvias, los síntomas como la congestión, eczema y silbido al respirar, así como las dificultades para dormir, pueden comenzar gradualmente y su causa no ser tan evidente. Maureen Minchin (1989) autora del libro Food for thought, un libro que trata de alergias y sensibilidades, sugiere preguntar las siguientes cuestiones para ayudar a determinar si el bebé puede ser sensible a algo que forma parte normal de la dieta de la madre.
¿Hay alguna alimento que no te gusta pero que decidiste comer durante el embarazo o lactancia por el beneficio de tu bebé?
¿Hay alimentos que se te antojan? Que alimentos crees necesitar come cuando tuviste un día malo?
Estos alimentos son los mas probablemente sospechosos, porque el que no te gusten conscientemente o que se te antojen son señales de que el cuerpo de la madre puede estar reaccionando a ellos de una manera anormal. Sugiere a la madre que elimine uno de esos alimentos de su dieta por un mínimo de 2 a 3 semanas. El eliminar un alimento por dos o tres días puede ser efectivo en el caso de una reacción aguda a un alimento recientemente introducido, pero si el bebé no responde tan agudamente o está reaccionando a una exposición de largo plazo a un alimento que forma parte de la dieta normal de la madre, puede ser que no mejore inmediatamente cuando es eliminado.
Aunque algunos bebés mejoran en unos días, no es raro que el bebé se sienta peor por una semana después de que el alimento ofensivo fue eliminado, antes de que se empiece a sentir mejor. La madre también puede tener dolores de cabeza. Pero después de algunas semanas la madre sabrá que encontró cual era el alimento porque ella vera una diferencia en los síntomas de su bebé y en su disposición. Tal vez ella misma se sienta mejor.
Sugiere a la madre eliminar un alimento o dos a al vez para que pueda notar la causa mas fácilmente. Alienta a la madre a buscar ayuda especializada para evaluar su dieta si hace cambios mayores en sus hábitos alimenticios.

La leche de vaca es la fuente mas común de sensibilidad y malestar en los bebés tal vez porque muchas madres son alentadas a tomar mucha leche durante el embarazo, lo qué puede sensibilizar al bebé antes del nacimiento (Martíni 1996) Hay más de 20 sustancias en la leche de vaca que han sido identificados como alergenos para el humano (Stigler 1985)
La investigación ha aislado anticuerpos de la leche de vaca en forma de proteínas que pasan a la leche de la madre. Si el bebé es sensible a estos, le pueden causar malestar. Un estudio mostro que madres con hijos con cólico tenían niveles mas altos de proteína de leche de vaca en su leche que la de las madres cuyos bebés no tenían cólico (Clyne y Kulczycki 1992) Eliminar toda la proteína de la leche de vaca de la dieta de una madre que amamanta se ha demostrado que disminuye los síntomas de cólico (117 minutos menos de llanto al día de las madres que eliminaron los lácteos en comparación con 46 minutos de los bebés de las madres control) (Hill 1995). Puede tomar de 10 días a 2 semanas para eliminar la proteína de la leche de vaca del sistema de la madre, por lo que hay que esperar ese tiempo para evaluar los resultados.

La cantidad de alergeno necesario para sensibilizar o causar síntomas en un bebé con historia familiar de alergias o con algún padre alérgico a la leche de vaca es minúsculo. Para sensibilizarse a la leche de vaca que pasa a través de la leche materna,  (Betalactalbumina Bovina) se necesita encontrar 1 nanogramo (la billonésima parte de un gramo) La cantidad de Betalactalbumina Bovina presente en la leche materna debido a que las mujeres toman leche de vaca está entre 0.5 a 32 ng/litro. Una toma de 40 ml (un poco mas de una onza) de fórmula infantil de leche de vaca contiene la cantidad de Betalactalbumina Bovina que ingiriría un bebé si tomara 21 años de leche materna. (Businco, Bruno,y Giampietro, 1999)

Es completamente ilógico decir a una madre que debe dejar de tomar leche de vaca pensando que esta pueda estar afectando a su bebé, si el bebé YA recibe fórmula de leche de vaca.

Algunas madres se preocupan que al no tomar lácteos se puede reducir su ingesta de calcio y esto causar repercusiones en sus salud. En un estudio reciente en mujeres finlandesas que hacían una dieta de eliminación para sus bebés alérgicos amamantados, los investigadores concluyeron que la disminución a corto plazo de los lácteos no parece estar asociado con perdida de la densidad mineral de los huesos en las madres que amamantan. Por otro lado, la dieta de las madres mexicanas es rica en calcio

Si la madre se preocupa de eliminar los lácteos de su dieta, sugiere que busque ayuda capacitada para evaluar su dieta. Hay alimentos ricos en calcio alternativos. Por ejemplo, una taza de bok choy, un tipo de col, es una fuente alternativa de calcio que provee el 86% del calcio de una taza de leche. Tortillas de maiz, media taza de ajonjolí molido, que se pueden agregar a los alimentos horneados, mezcla de hot cakes, en las ensaladas o cereales, contiene el doble de calcio de una taza de leche. Otras fuentes de calcio es la melaza negra, tofu con calcio, espinaca, brócoli, hígado, almendras, nueces de brasil, sardinas y salmón enlatado, que contengan sus huesos.

Después de la leche de vaca, los alimentos con proteínas son los alimentos que más sensibilidad causan en los bebés. Después de la leche de vaca, se deben considerar son la soya, la clara de huevo (Casas 2000), cacahuates (Vadas 2001) pescado, trigo, nueces, maíz, puerco, frutas cítricas, moras, tomates y especias.
La investigación ha documentado que las proteínas de los alimentos pueden pasar enteras a la leche humana. Alergenos de leche de vaca, huevo y cacahuate han sido aislados en la leche humana. Aunque la exposición de muchos bebés a estas proteínas de los alimentos no causan problemas, para los bebés alérgicos, pueden ocurrir reacciones. Aunque las dietas de eliminación ayudan en muchos casos, pueden ser muy difíciles de llevar a cabo porque la dieta de la madre se vería restringida en exceso. En algunas ocasiones algunos doctores recomiendan destetar y dar al bebé formula hidrolizada o elemental de leche de vaca
(Nota, Carlos González en una ocasión en lugar de dar la formula hidrolizada al bebé, se la dio a la madre para que ella se alimentara así, y fue introduciendo poco a poco alimentos a la madre para ver cual eran los que causaban alergia al bebé)
Hay un tratamiento nuevo más simple, que esta disponible para los bebés alérgicos que reaccionan a los alimentos que sus madres ingieren. Se usa una enzima digestiva que toman las personas que tienen fibrosis quistica que ayuda a romper las grasas, proteínas y carbohidratos, la madre toma dos tabletas de Pancrease MT4 con cada comida y una con cada tentempié. El efecto es romper la comida mejor a través del sistema digestivo de la madre, para que la comida ofensiva no pase intacta a la leche de la madre.
Aunque este tratamiento parece prometedor, se necesitan mas estudios se necesitan con un grupo control y uno en tratamiento para evaluar mejor la eficacia de esta nueva opción
Derechos Reservados 2006-2011 COZYBEBE

07 enero 2007

¿Cómo coloco a mi bebé para amamantarlo?

¿Cómo coloco a mi bebé para amamantarlo?

Durante las primeras semanas una posición óptima es especialmente importante. Cuando tú y tu bebé están en una posición correcta, tus pezones se mantienen sanos y tu bebé se puede alimentar más eficientemente. Los pezones adoloridos son una razón común por la que las mamás contactan a la Liga de la Leche. Una posición adecuada ayuda a eliminar muchos casos de pezones adoloridos.
Las Líderes de la Liga de la Leche tienen experiencia en guiar a las madres para lograr una posición correcta. Si te sientes abrumada por la preparación para amamantar a tu bebé, contacta a tu Líder local para obtener información y apoyo. A ella le dará mucho gusto ayudarte a simplificar las cosas.

Pasos básicos para obtener una posición óptima

1. Acomódate en una posición cómoda con soporte en la espalda, coloca almohadas para apoyar tus brazos y en tu regazo, y tus pies apoyados en un banco o en un directorio telefónico.

2. Coloca a tu bebé cerca de ti, con su cadera flexionada para que no tenga que voltear su cabecita para alcanzar tu pecho. Su boca y su nariz deben estar frente a tu pezón. Si es posible, pídele a quien te esté ayudando que te pase a tu bebé en cuanto estés cómoda. 3. Sostén tu pecho para que no presione la barbilla de tu bebé. La barbilla de tu bebé debe de estar sobre tu pecho. 4. Sujeta a tu bebé contra tu pecho. Asegúrate que tu bebé abra la boca ampliamente y acércalo a ti, deteniendo su espalda (en lugar de la parte de atrás de su cabeza), para que su barbilla se apoye en tu pecho. Su nariz estará tocando tu pecho. Tu mano debe formar "un segundo cuello" para tu bebé. 5. ¡Disfrútalo! Si sientes dolor, separa a tu bebé suavemente (asegurándote de romper antes la succión para no lastimar tu pezón) e intenta de nuevo.

Probablemente necesitarás repetir con frecuencia esto pasos durante las primeras semanas. Tú y tu bebé encontrarán una técnica que les funcionará después de un poco de práctica.

Mas allá de los pasos básicos

Conforme tú y tu bebé vayan adquiriendo más experiencia en amamantar, van a encontrar que las posiciones para dar el pecho pueden ser alteradas o cambiadas en muchas maneras diferentes, aún de una toma a otra. Siempre y cuando tú estés cómoda y el bebé se esté alimentando bien, usa lo que funcione para ti. Trata de experimentar con las cuatro posiciones que se mencionan más adelante.

Recuerda, en cualquiera de estas posiciones, es muy importante llevar al bebé a la altura de tu pezón. Reclinarte sobre tu bebé puede causar dolores de espalda, tensión en el cuello y hombros, o pezones adoloridos.

Posición de cuna o "acunar al bebé" (como cuando lo arrullas)

La posición del bebé en brazos, "acunado", es usada más comúnmente después de las primeras semanas. La posición "cuna-cruzada", se refiere a usar el bazo contrario al del pecho que se está dando, lo cual brinda un mayor control.

Para darle el pecho a tu bebé mientras lo sostienes en tu regazo, el deberá estar de lado, apoyando su hombro y cadera en tus brazos, con su boca al nivel de tu pezón. Usa almohadas para levantar a tu bebé y apoyar tus codos, para llevar a tu bebé a la altura de tu pezón, especialmente las primeras semanas. Sostén tu pecho, ya sea con la posición "U" o la posición "C", como se describe en la sección de abajo "Técnicas para sostener el pecho". La cabeza de tu bebé deberá estar en tu antebrazo y su espalda estará a lo largo de la parte interior de tu brazo y la palma de tu mano. Cuando veas hacia abajo, deberás ver el lado de su cuerpo. Su boca deberá estar cubriendo al menos media pulgada de tu areola (la parte oscura que rodea el pezón). Asegúrate que su oído, hombro y cadera estén en una línea derecha. Mientras sea un recién nacido, la cabeza y los pies de tu bebé deberán estar al mismo nivel.

Posición de cuna-cruzada

Durante las primeras semanas, muchas mamás descubren una variación de la posición en forma de "acunar" que les es más útil, la posición de cuna-cruzada. Para está posición, tu bebé se apoya en una almohada a lo largo de tu regazo, para ayudarlo a estar a la altura de tu pezón. Las almohadas también deberán servir de apoyo para tus dos codos, para que tus brazos no sostengan el peso del bebé; ya que se te cansarán antes de que hayas terminado de alimentarlo.

Si te estás preparando para amamantar con el pecho izquierdo, tu mano izquierda sostiene el pecho con la posición "U". (Ver abajo). Tú sostienes a tu bebé con los dedos de la mano derecha. Haz esto suavemente, colocando tu mano detrás de las orejas de tu bebé y de su cuello, con tu pulgar y dedo índice detrás de cada oreja. El cuello de tu bebé descansa sobre la membrana entre el pulgar, el dedo índice y la palma de tu mano, formando un "segundo cuello" para tu bebé. La palma de tu mano se coloca en el centro, en medio de sus hombros (entre los omóplatos). Mientras te preparas para acomodar a tu bebé, asegúrate de que su boca esté muy cerca de tu pezón desde el principio. Cuando el bebé abre la boca muy grande, tu empujas con la palma de tu mano desde el centro en medio de los omóplatos. Su boca deberá cubrir al menos media pulgada de la base de tu pezón.

Posición de agarre de sandía  o "balón de fútbol americano"

Esta es una buena posición para una mamá que ha tenido cesárea, ya que mantiene al bebé lejos de la incisión o cortada de la operación. La mayoría de los recién nacidos encuentran muy cómoda esta posición. También ayuda cuando una madre tiene un fuerte reflejo de expulsión de la leche, ya que el bebé puede manejar más fácilmente el flujo de la misma.

En la posición de agarre, sostienes la cabeza de tu bebé en tu mano y su espalda a lo largo de tu brazo a tu lado. Sostienes tu pecho con la posición "C". (Ver abajo). Él está de frente a ti, con su boca a la altura del pezón. Las piernas y pies de tu bebé están metidos debajo de tu brazo con su cadera flexionada y sus piernas apoyadas a lo largo de tu respaldo, de manera que las plantas de sus pies vean hacia el cielo. (Esto previene que pueda empujarse contra la silla). Una vez más, las almohadas ayudan a colocar al bebé a la altura correcta.

Posición recostada de lado

Muchas mamás consideran que es cómodo acostarse para amamantar a su bebé, sobre todo por las noches. Ambos, la mamá y el bebé, se recuestan de lado viéndose uno al otro. Puedes usar almohadas en tu espalda o detrás o en medio de tus rodillas para estar más cómoda. Una almohada o una cobija enrollada atrás de la espalda del bebé, ayudará a evitar que el bebé se ruede lejos de ti. El bebé puede ser acomodado en forma de cuna en tu brazo, con su espalda sobre tu antebrazo. Con su cadera flexionada y su oreja, hombro y cadera en una línea, ayuda a que tu bebé obtenga leche mas fácilmente. Algunas madres consideran que practicar esta posición durante el día les ayuda mucho.

Técnicas para sostener el pecho

Mientras sostienes a tu bebé en cualquiera de las posiciones antes mencionadas, probablemente vas a necesitar sostener tu pecho con la mano que te queda libre. Esto quita el peso del pecho de la barbilla del bebé, permitiéndole alimentarse de tu pecho más eficientemente.

La forma de sostener (o posición) "C": Ver la posición en forma de cuna en la ilustración de arriba y las fotos a la izquierda. Sostén tu pecho con el pulgar arriba, completamente atrás de la areola (lo que es la piel más oscura alrededor de tu pezón), y los dedos por debajo. Tus dedos también deberán estar lejos de la boca de tu bebé, lo mas atrás posible. Esta técnica es muy útil cuando se da el pecho en posición de agarre o fútbol americano, así como en la posición de cuna.

La forma de sostener (o posición) "U": Coloca tus dedos estirados en la parte de hasta debajo de tu pecho, con tu dedo índice en la arruga que hace tu pecho. Baja tu codo para que tu pecho quede sostenido entre tu pulgar y tu dedo índice. Tu pulgar estará en el área externa de tu pecho y tus dedos estarán en el área interna. Esta técnica ayuda cuando amamantas utilizando la posición de cuna y de cuna-cruzada.

¿Está mi bebé bien colocado ?

Cuando coloques a tu bebé, usa tu pezón para hacer cosquillitas en el centro de su labio inferior. Esto fomentará que abra su boca ampliamente (como si fuera un bostezo). Dirige tu pezón suavemente hacia el paladar, empujando a tu bebé hacia ti, con la barbilla por delante.

Algunos puntos que puedes revisar para asegurarte de que tu bebé está colocado correctamente son:
· Su nariz apenas toca tu pecho, esto quiere decir que no está separado más allá de la distancia del grueso de una tarjeta de crédito.

· Sus labios están pegados a tu pecho, en forma de aro.

· Mínimo media pulgada de tu pecho alrededor de la base de tu pezón está en su boca.

Si la colocación o la forma en que está prendido del pezón es incómoda o dolorosa, suavemente coloca tu dedo en la boca del bebé, entre sus encías, para desprenderlo y tratar de nuevo.

Un bebé al que se le ofrece el pecho, va a succionar sin tragar mientras coloca el pezón en su boca y le avisa a tu pecho que está listo para dejar pasar la leche. Cuando empieza a recibir leche, vas a ver su mandíbula, incluso hasta atrás de sus orejas, trabajando. Sus sienes se moverán. También lo escucharás ingiriendo la leche, rápido al principio y luego más lento, según vaya satisfaciendo su apetito.

¡Carga a tu bebé!