Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

07 febrero 2007

Los niños deberían dormir con sus padres hasta los cinco años

Traducido por Delia Aline Ramirez y Ana Charfen, IBCLC
Los niños "deberían dormir con sus padres hasta que ellos tengan cinco años"
Una de las líderes británicas expertas en salud mental ha aconsejado a los padres que rechacen años de convencionalismo y permitan a sus hijos dormir en cama con ellos hasta la edad de cinco años.
Margot Sunderland directora de educación del Centro de Salud Mental para Niños en Londres, dice que esta práctica conocida como "colecho", hace que los niños crezcan como adultos serenos y saludables.
Sunderland, autora de 20 libros, subraya su consejo en "La ciencia de la paternidad" que será publicado a finales del mes.
Ella está tan segura de sus hallazgos en este nuevo libro, basado en 800 estudios científicos, que está haciendo un llamado a los proveedores de la salud para que hagan artículos basados en evidencia sobre como educar a los papás en el tema de "colecho".
"Estos estudios deberían ser diseminados ampliamente a los padres", dice Sunderland. "Yo simpatizo con los gurús de la crianza –¿ por qué deberían conocer la ciencia? Noventa por ciento de estos son tan novatos que ellos deberían conocer esto ahora. No hay absolutamente ningún estudio que diga que es bueno dejar llorar a los niños.
Ella argumenta que tal práctica, común en la Gran Bretaña, de entrenar a los niños a dormir solos desde las primeras semanas de nacidos es dañino, por que cualquier separación de los padres incrementa el nivel de hormonas del estrés como el cortisol.
Sus estudios están basados en avances en el entendimiento científico desde hace 20 años de cómose desarrolla el cerebro de los niños . Y otros estudios usando escaners para analizar como reaccionan ellos en particulares circunstancias.
Por ejemplo, un estudio neurológico de hace tres años, muestra que un niño separado de alguno de sus padres experimenta una actividad cerebral similar al dolor físico.
Sunderland también cree que esta práctica tan concurrida está basada en actitudes sociales que deben ser abandonadas. "Hay un tabú en este país acerca de que los niños deben dormir con sus padres", ella dice.
"Lo que yo he hecho en este libro es presentar la ciencia. Estudios de todo el mundo muestran que el colecho, hasta la edad de los cinco año es una inversión para el niño" Ellos pueden experimentar la ansiedad por la separación hasta la edad de los cinco años y más allá, lo cual les puede afectar más tarde en la vida. Esto es aminorado por el colecho".
Los síntomas también pueden ser físicos. Sunderlan cita un estudio que encontró que el 70% de las mujeres que no han sido confortadas cuando ellas lloraban de niñas desarrollaron dificultades digestivas siendo adultas.
El libro de Sunderland la pone al nivel de la ampliamente leída gurú de la crianza Gina Ford, cuyos consejos son seguidos por miles.
Ford aboga por el establecimiento de rutinas de dormir para bebés desde una temprana edad "lejos del resto de la familia" y enseña a los bebés a "dormir sin asistencia de los adultos".
En su libro. "The complete sleep guide for contented babies and toddlers"; ella escribe que los padres necesitan tiempo para ellos. "Compartir cama… muy a menudo lleva a los padres a dormir en cuartos separados" y madres exhaustas, una situación que pone enorme presión en la familia como un todo."
Anette Mountford, jefe ejecutivo de la organización de crianza Family Links, confirmó que la norma para los niños en Gran Bretaña era la de animarlos a dormir en cunas y camas, a menudo en cuartos separados, desde temprana edad. "Los padres necesitan su espacio", ella dice. "Hay beneficios definitivos al animar a los niños a dormir en su propia rutina y su propio espacio."
Sunderland dice que poner a los niños en sus propias camas desde las pocas semanas de nacido, aun cuando estos lloren en la noche, ha mostrado un incremento en el flujo de cortisol en el cuerpo.
Estudios de niños menores de cinco años han mostrado que en más del 90%, el cortisol se eleva cuando ellos van a la guardería. Y cae en 75% cuando ellos regresan a casa.
El Profesor Jaak Panksepp, un neurocientífico de la Universidad Estatal de Washingtona, quien ha escrito unas palabras para este libro, dice que el argumento de Sunderland es coherente con la neurociencia.
"Una sociedad que sea sabia lo tomará con el corazón".
Sunderland argumenta que poner a los niños a dormir solos es un fenómeno occidental peculiar que puede incrementar el riesgo de muerte de cuna, también conocido como Síndrome de Muerte Súbita (SMS). Esto posiblemente causado por que el niño pierde el efecto calmante en su respiración y en su función cardíaca que proviende de estar cerca de la madre.
"En Gran Bretaña, 500 niños al año mueren de SMS", Sunderland escribe. "En China, donde el colecho es algo común, la muerte por SMS es tan rara que incluso no tiene nombre."

1 comentario :

Alitis dijo...

Creo que la intuición y el instinto finalmente son los que nos debieran hacen decidir.
He leído infinidad de artículos y estudios acerca de ésto.
Mi hijo pequeño durmió con nosotros hasta el año, en su camita "pegada" a la nuestra, es decir, yo volteaba hacia la cuna y lo podía tocar.
No teníamos noches de llanto, porque si él despertaba, yo estaba ahi para levantarlo y ver que necesitaba o esperar un momentito y darme cuenta que solo soñaba y que una caricia era suficiente para que volviera a dormir. Cuando pasamos su camita a la recámara con su hermana igual durmió bien, pero éstos últimos 6 meses (un poco mas de 3 añitos)ha decidido "visitarnos" en la madrugada y sinceramente, no siento que ésto le afecte en nada (ni a nosotros,¿acaso no es con nuestros hijos con quien debiéramos ser mas generosos).

Si por ejemplo, tiene frío y le da tos, lo tapo, pero al poco tiempo se destapa, en cambio en cama lo tenemos calientito y adiós tos.
Es decir, creo que hay que hacer caso al instinto para saber que es lo que necesitan, pero sobre todo, escucharlos y HACER CASO a lo que ellos mismos piden.

Se que ésto no es en si el "colecho", es lo que después de tantas consultas y lecturas, mi instinto me ha llevado a hacer.

¡Carga a tu bebé!