04 noviembre 2010

El tamaño del estómago de tu bebé recién nacido

Adaptado de Ameda Por Ana Charfén, IBCLC

Cuando nuestro bebé nace, las mujeres producimos calostro en nuestro pecho. El tamaño del estómago del bebé está en relación con la cantidad de calostro o leche que producimos.
Al nacer, el tamaño del estómago del bebé es de una canica. Puede guardar de 5 a 7 ml de calostro. Eso es aproximadamente una cucharadita. El calostro que produce la mamá es más que suficiente para llenar la pancita de un bebé recién nacido.

Pero hay más, los investigadores han encontrado que en el día 1 ( día del nacimiento) el estómago del bebé no se puede estirar más, como lo puede hacer un día después.

Incontables enfermeras en los hospitales han descubierto que los bebés durante el primer día, cuando son alimentados una o dos onzas con biberón, tienden a vomitar esa leche. Las paredes del recién nacido se mantienen firmes, expulsando la leche extra, en lugar de estirarse para contenerla.

El día 1, el estómago de un recién nacido puede guardar de un sexto a un cuarto de onza (5 a 7 ml) en cada toma. No nos sorprenda que esa es la cantidad de calostro que está lista y esperando en el pecho de su madre.

Para el día 3, ya que el bebé ha estado tomando estas pequeñas comidas, su estómago se expande al tamaño de una bolita de ping pong, para poder contener más leche (22 a 27 ml. menos de una onza).

Para el día 10, su estómago ya es del tamaño de un huevo grande de gallina (60 a 81 ml)

¿Es buena ideal el dar más leche a un recién nacido en cada toma para tratar de estirar su estómago más pronto?. No. Muchas tomas pequeñas ayudan a crear un patrón más saludable de alimentación desde el inicio. Los expertos nos dicen que es más saludable para los adultos comer cantidades menores, más frecuentemente, y lo mismo es cierto para los bebés y los niños. El intentar que un bebé tome más leche, puede provocar sobrealimentación. Si el sentirse demasiado lleno durante las tomas se convierte en la norma para un bebé, esto lo puede llevar a hábitos alimenticios poco saludables que contribuyen a la obesidad infantil más adelante.

No hay comentarios. :

¡Carga a tu bebé!