Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

29 diciembre 2011

Crecimiento normal del bebé amamantado: ¿Mi bebé no engorda lo suficiente?

Peso del bebé amamantado
Crecimiento normal del bebé amamantado: ¿Me intentan hacer creer que mi bebé no engorda lo suficiente?
Por Ana Charfén IBCLC.


Los bebés alimentados con fórmula tienen mayor riesgo de obesidad
Mi interés en el tema surgió cuando siendo madre primeriza, y llevando a mi bebé a las revisiones mensuales del pediatra, a menudo me comentaba que "mi bebé no había subido de peso lo suficiente", "que este mes, le debía 100 gramos". Yo no podría imaginar como eso era posible, ya que yo amamantaba a mi bebé a libre demanda, mojaba suficientes pañales y se mostraba contento. No hay mayor angustia para una mamá lactante que pensar que su leche no es suficiente para su bebé. Ojalá muchos médicos estuvieran conscientes del sufrimiento que causan a una madre cuando la hacen dudar de su capacidad de producir suficiente leche, sin proporcionar ayuda para que resuelvan sus dudas acerca de la lactancia materna.
Esto me llevó a estudiar el tema a profundidad y a darme cuenta, en retrospectiva, que mis bebés crecían de una manera ideal, solo que estaban siendo comparados contra unos parámetros equivocados: las tablas de crecimiento hechas con bebés que no están bien alimentados, es decir que que reciben leche de fórmula exclusivamente o parcialmente  y/o reciben alimentos sólidos antes de los 6 meses de edad, lo cual está asociado con riesgo de obesidad.

La manera normal de como alimentar a los bebés y a los niños pequeños está definida por la Organización Mundial de la Salud de la siguiente manera:
El examen de los datos científicos ha revelado que, a nivel poblacional, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los lactantes. Posteriormente deben empezar a recibir alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más.

OMS
Para que las madres puedan iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva durante 6 meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

  • que la lactancia se inicie en la primera hora de vida;
  • que el lactante solo reciba leche materna, sin ningún otro alimento ni bebida, ni siquiera agua;
  • que la lactancia se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche;
  • que no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes.

En su sección de lactancia materna la OMS dice:
La OMS puede afirmar ahora con plena seguridad que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años.
Cualquier tabla que esté hecha con bebés que estén alimentados de otra manera, tomando leche de fórmula, está básicamente errada, ya que no toma en cuenta el modo correcto como se deben alimentar a los bebés. 
La lactancia materna es el modo natural como debe ser alimentado el bebé humano y es el estandar de oro contra el cual se deben comparar otros modos de alimentación en cuanto al crecimiento y desarrollo que producen.

México es el país con mayor obesidad infantil del mundo, y eso comienza en el modo como el bebé es alimentado. Cuando un bebé toma pecho a libre demanda, satisface su hambre en el momento en que se presenta y deja de tomar pecho cuando se siente satisfecho. Esto es conocido por muchas madres lactantes, es la ley de la oferta y la demanda de la lactancia materna. Los bebés amamantados autorregulan su ingesta de leche, y de esa manera se alimentan exactamente como lo necesitan en determinado momento. A diferencia de los bebés que toman biberón con leche de fórmula, que no pueden evitar seguir tomando la leche que fluye fácilmente y rellena sus estómagos de más. O la mamá que insiste en que el bebé se termine el biberón a pesar de que el bebé muestra señales de estar satisfecho con menos leche. Hay una clara asociación entre el modo de alimentarse en la infancia a través de la leche artificial (fórmula) en biberón y el desarrollo de obesidad en la edad adulta. La lactancia materna promueve que el bebé se alimente frecuentemente y en porciones más pequeñas, justo como los nutriólogos sugieren para mantener un peso saludable.

Una de las dudas más frecuentes que tienen las mamás que me consultan, es que su bebé en determinado momento no engorda lo suficiente con respecto a lo que el pediatra cree que es necesario. Y en la gran mayoría de las veces es porque el bebé está siendo comparado con tablas hechas por los laboratorios que producen fórmula, la cual está asociada con un crecimiento excesivo del bebé y un peso demasiado alto, comparado con los bebés alimentados con leche materna. Si comparamos a un bebé amamantado con un bebé que toma fórmula, nos daremos cuenta de que desde antes del año de edad su peso es muy diferente, sobre todo entre los 6 y los 12 meses, siendo los bebés amamantados más delgados. Esto es interpretado incorrectamente como que el bebé "está bajo de peso" y obviamente "necesita fórmula" para pesar lo mismo que sus compañeros que toman fórmula, cuando en realidad es al revés, los bebés que toman fórmula pesan demasiado para su edad, y necesitarían tomar más pecho para tener un peso saludable.

Los bebés amamantados exclusivamente normalmente duplican su peso de nacimiento a los 3 o 4 meses y casi nunca lo triplican al año de edad, se quedan en 2.5 veces su peso al nacer aproximadamente.

Eso significa que los bebés amamantados suben menos de peso que los que toman fórmula a partir de los 6 meses de edad.

La OMS notando la epidemia de obesidad mundial hicieron los estándares de crecimiento para bebés bien alimentados, es decir que toman lactancia materna por lo menos dos años de los cuales los primeros seis meses son leche materna exclusivamente.

Una característica clave de los nuevos estándares de la OMS es que explícitamente identifican a la lactancia materna como la norma biológica y establecen al niño amamantado como el modelo normativo para crecimiento y desarrollo.

Para lograr esto decidieron crear unos estándares de crecimiento globales, considerando niños de diferentes partes del mundo, de poblaciones donde no hubiera pobreza, que sus madres estuvieran bien alimentadas, que no se enfermaran y que recibieran lactancia materna exclusiva por 6 meses y alimentación complementaria adecuada junto con la lactancia materna por lo menos hasta los dos años. Bajo esos criterios se formaron estas tablas que se pueden encontrar en:

 http://www.who.int/childgrowth/standards/es/

Muchas mamás tienen dudas de si su bebé amamantado crece de manera correcta. Algunos pediatras simplemente indican a las mamás a suplementar con fórmula o destetar, pero muchas mamás no quieren hacer eso, sino mejorar su lactancia. Yo soy consultora de lactancia IBCLC, y si gustas puedo darte mi opinión con respecto al crecimiento de tu bebé, y ver si efectivamente hay cosas que se puedan mejorar en tu lactancia. Para eso puedes comprar una evaluación de tu bebé. Necesitaría que me envíes: fecha de nacimiento del bebé, sexo, fecha de cada pesada y medición de longitud. Te entregaría sus gráficas y un análisis de las mismas, hechas con el Software de la Organización Mundial de la Salud.
El crecimiento de los bebés no es lineal, eso quiere decir que no porque hayan estado mucho tiempo cerca de cierto percentil, se deban quedar ahí. Si no, como dice el Dr. Carlos Gonzalez, pues viendo su peso de bebé podrías saber su tamaño a los 7 años, y desde entonces mandarle hacer su traje de primera comunión, y eso no sucede. El crecimiento varía entre cada persona. El percentil lo que indica es que se toman 100 niños normales y se forman del más ligerito al más pesado, Y un bebé percentil 13 sería el 13 de la fila de 100 bebés sanos. Es tan normal como el 10, o como el 80. Si un bebé está abajo del percentil 3 de las tablas de la OMS, probablemente podríamos empezar a pensar que tiene algún problema de salud que le impide alimentarse bien o aprovechar la comida.

Igualmente sucede con la estatura. Normalmente los bebés no son el mismo percentil de altura que de peso. Por ejemplo un bebé percentil 20 de estatura es el 20 de la fila de 100 niños normales. Y a la vez puede ser percentil 47 de peso.

En el caso de los bebés normales se usan los percentiles, porque no tienen problemas de crecimiento. Si nos hubiera salido abajo del percentil 3, usaríamos las tablas de puntuaciones Z, en las cuales se pueden ver los problemas de desnutrición u obesidad.

¿Cuánto deben aumentar de peso los bebés amamantados?

Tu puedes saber que tu bebé engorda adecuadamente siendo amamantado, si observas su aumento de peso de acuerdo a esta tabla:
Patrones normales de crecimiento en los bebés amamantados:

Edad del bebé
Ganancia de peso promedio 1
Ganancia de peso promedio 2,3
0-4 meses
155 - 241 gramos a la semana
170 gramos a la semana †
4-6 meses
92 - 126 gramos a la semana
113 - 142 gramos a la semana
6-12 meses
50 - 80 gramos a la semana ‡
57 - 113 gramos a la semana
† Es aceptable para algunos bebés el ganar  4-5 onzas (113-142 gramos) a la semana.
‡ El bebe promedio amamantado, duplica su peso al nacer cuando tiene 3-4 meses. Para el año de edad, el bebe amamantado típico, peso de 2.5 a 3 veces su peso al nacer. 1
Fuentes:
1.       Estándares de Crecimiento Infantil de la Organización Mundial de la salud, 2006, disponibles en http://www.who.int/childgrowth/en/
2.       Para calcular la ganancia de peso promedio, se utilizaron las gráficas de percentiles de peso para la edad desde el nacimiento hasta los 5 años de edad. El rango es una combinación de niños y niñas del percentil 5 al 95, redondeado a los 5 gramos más cercanos.
  1. Riordan J. Breastfeeding and Human Lactation, 3era ed. Boston: Jones and Bartlett, 2005, p. 103, 512-513.
  2. Mohrbacher N and Stock J. The Breastfeeding Answer Book, tercera edición revisada. Schaumburg, Illinois: La Leche League International

Problemas del crecimiento

La OMS en éste documento http://www.who.int/childgrowth/training/c_interpretando.pdf página 21 nos dice en que momento un niño tiene problemas de crecimiento o desnutrición. Se considera que un niño tiene bajo peso cuando está por debajo de -2 en la tabla de puntuaciones Z de peso para su edad, o sea debajo de la segunda desviación estándar. La mayoría de los bebés están LEJOS de ahí, y según el criterio de la OMS no tienen absolutamente ningún problema de peso.

Compara los puntos marcados en la gráfica con las líneas de puntuación z para determinar si hay un problema de crecimiento. Las mediciones en las casillas sombreadas están dentro del rango normal.
Indicadores del crecimiento
Anotación z
Longitud/altura para edad
Peso para edad
Peso para longitud/altura
BMI para edad
Arriba de 3
Ver nota 1
Ver nota 2
Obesidad
Obesidad
Arriba de 2
Sobrepeso
Sobrepeso
Arriba de 1
Posible riesgo de sobrepeso (ver nota 3)
Posible riesgo de sobrepeso (ver nota 3)
0 (media)
Abajo de -1
Abajo de -2
Detención del Crecimiento o fallo de medro (ver nota 4)
Bajo de peso
Emaciado o consumido
Emaciado o consumido
Abajo de -3
Detención de crecimiento o fallo de medro severo
(ver nota 4)
Severamente bajo de peso
Severamente emaciado o consumido
Severamente emaciado o consumido

Notas:
1.       Un niño en este rango es muy alto. La altura rara vez es un problema, a menos que se tan excesiva que pueda indicar un desorden endócrino como un tumor que produzca la hormona del crecimiento. Referir a un niño en este rango para ser evaluado. Si se sospecha un desorden metabólico (Por ejemplo, padres de altura normal que tengan un hijo demasiado alto para su edad)
2.       Un niño que su peso para edad caiga dentro de este rango, puede tener un problema de crecimiento, pero será mejor evaluado en la tabla de peso para longitud/altura, o índice de masa corporal para edad.
3.       Un punto marcado en la gráfica arriba del uno, muestra un riesgo posible. Una tendencia hacia la puntuación z 2 muestra un riesgo definitivo.
4.       Es posible para un niño con detención del crecimiento o detención severa del crecimiento tener sobrepeso.

 ¿Cómo hacer que mi bebé suba bien de peso siendo amamantado?
Bebe que no toma suficiente pecho
Por diversas razones, algunos bebés durante las primeras semanas de vida no toman el pecho tan seguido como debieran
       El bebé muestra deseos de tomar el pecho, pero la mama no comprende estas señales o no les da importancia
       Puede ser por que la mamá les ofrece chupón, trata de espaciar las tomas, o lo deja llorar
       El bebé no demanda el pecho tan seguido como debería hacerlo porque es un bebé que nació un poquito antes de término (36 semanas a 38) y todavía no tiene la madurez para demandar el pecho con la frecuencia adecuada.
       El bebé esta somnoliento por los medicamentos del parto,
       Tiene ictericia.
Que tan seguido debe tomar el pecho un bebé
      Como regla general, los bebés desde el nacimiento hasta que empiezan a tomar otros alimentos, toman el pecho entre 8 y 12 veces en un periodo de 24 horas.
       Los bebés menores de un mes deben ser observados para que tomen pecho por lo menos 8 veces en un periodo de 24 horas
       Si el bebe toma menos que eso, debe ser despertado para que tome
       Ponerlo piel con piel con la mama
       Desvestirlo, taparlo menos.
       Cambiarle el pañal, rodarlo sobre sus costados
       Como muñeca, sentarlo en el regazo sosteniéndolo de manera vertical y horizontal hasta que abra los ojos
Cuando el bebé necesita suplemento y como darlo
       Esto depende de la edad de bebé, los bebés menores de 6 meses probablemente necesiten leche, puede ser de la mama o fórmula.
       El bebé que no ha aumentado de peso NADA en un periodo grande de tiempo o pierde peso.
       Ver si es por algún problema del bebe o de la mamá.
       Si el problema es de la mama, mejor usar suplementador
La cualidad más importante de un suplementador es como afecta la relación de amamantamiento que tiene la mama con su bebé. El preservar la relación de lactancia materna mientras se suplementa depende de 3 factores:
  1. Maximizar la cantidad de leche que el bebe remueve del pecho y el estímulo de los senos,
  2. Minimizar la confusión de succión y la preferencia de flujo 
  3. Alentar al bebé a que use el modo de succión que más se parezca al modo en que tomaría el pecho normalmente.

¿Por qué razón mi bebé no sube suficiente de peso?

La salud del bebé. Retraso del crecimiento

Los problemas de salud del bebé que pueden afectar a su actitud de rechazo al pecho y comprometer su crecimiento son:

  •  Infecciones oído y vías urinarias. Se descartan con una exploración y análisis urinario y/o sanguíneo
  •  Problemas neurológicos o cardiacos, evidentemente apreciables en las revisiones pediátricas habituales.
  •  Hipotiroidismo congénito, normalmente descartado con tamiz metabólico inicial negativo.
  •  Fibrosis quística, descartable inicialmente con un test de sudor.
  •  Parásitos, descartar con coprocultivos seriados(tres consecutivos)
  •  Problemas de mal absorción u obstrucción intestinal, a descartar con análisis heces.
  •  Enfermedades neuromusculares o exceso de adrenalina.
  • Alergias o intolerancias alimentarias a algo que consume la madre; se acompañan generalmente de más síntomas de tipo respiratorio o de piel. Se descartan con un cribado alimentario sanguíneo.

La lactancia ofrece grandes beneficios a los bebés enfermos, aún así es necesario descartar las causas que puedan comprometer el crecimiento de los bebés: Lukfathr en 1990 encontró que algunos de estos problemas de salud en el infante fueron la causa del aumento de peso lento en el 18% de los bebés amamantados estudiados

Causas Maternas.
En raras ocasiones, una mujer puede ser que no produzca toda la leche que su bebé necesita, sin embargo, esto no es razón para que no amamante, puede amamantar parcialmente y elegir un método de suplementación que le ayude a conservar su lactancia por el tiempo que quiera.
Algunas razones por las cuales una madre puede ser que no produzca suficiente leche son:

  • Hipotiroidismo no tratado. Algunas madres necesitan ajustar su dosis de hormona tiroidea durante el embarazo y justo después del parto, revisar si es necesario ajustar la dosis. En www.e-lactancia.org se puede comprobar la compatibilidad de las hormonas tiroideas con la lactancia materna
  • Operación de reducción del pecho, cuando se corta al rededor de la areola, y se coloca el pezón en otro lugar, ya que los conductos se separan y muchos no se reconectan. Además se quita glándula mamaria. También en esa operación y en otras de pecho, se daña el 5 nervio intercostal que lleva sensibilidad del pezón, y puede inhibir el reflejo de eyección de la leche.
  • Síndrome de ovarios poliquísticos: Algunas mujeres que tienen dificultad para embarazarse por este síndrome, tienen desarrollo glandular insuficiente, que les dificulta la lactancia. Los pechos hipoplásicos se ven muy separados, y con forma tubular muy marcada.
  • Anticonceptivos hormonales, mientras sean administrados sobre todo cerca del momento del parto. Las pastillas anticonceptivas que contienen dos hormonas (progesterona y estrógeno) se asocian a reducción de la producción. El estrógeno reduce la producción de leche.
En este video, El pediatra español Carlos González nos habla del peso del bebé amamantado

REFERENCIAS

Tablas anteriores

Las tablas que tradicionalmente se usan para medir a los bebés, están hechas tomando datos de bebés que no son alimentados correctamente, venían de un estudio longitudinal de niños de ascendencia europea de una sola comunidad de USA. Se median cada 3 meses, lo cual es inadecuado para describir el crecimiento acelerado de la infancia, se consideran inapropiadas para modelar el patrón y la variabilidad del crecimiento. Como resultado, estas tablas no representan el crecimiento infantil temprano.

Muchos países han elaborado sus propias tablas, sin embargo, estas difieren en que describen la manera como los bebés crecen bajo ciertas circunstancias, en cierto lugar y tiempo, pero estas circunstancias pueden no ser las ideales, por eso no son estándares universales

Tablas de CDC de Estados Unidos en 2000 (CDC Centers for Disease Control, USA) Centros para el Control de las Enfermedades

El CDC en Estados Unidos, publicó en 2000 tablas para medir el crecimiento de los niños, las tablas del CDC utilizan población referencia con datos de niños amamantados y niños que toman fórmula, proporcional al la distribución de niños amamantados y que toman fórmula en la población de Estados Unidos de ese momento. Durante las ultimas dos décadas, aproximadamente la mitad de los bebés en los Estados Unidos recibieron algo de leche materna y aproximadamente un tercio fue amamantado por 3 meses o más.
Estas tablas describen el crecimiento de los bebés Estadounidenses de acuerdo a las tendencias actuales, por lo que no pueden ser considerados como una referencia universal. Están en http://www.cdc.gov/nchs/about/major/nhanes/growthcharts/clinical_charts.htm
Historia de los Estándares  de la OMS
Los Orígenes de los Estándares de Crecimiento de la OMS datan de los años 90 cuando un grupo de expertos evaluaron las referencias de crecimiento existentes (NCHS/WHO), que se usaban desde los años 70. Las tablas eran del nacimiento a los 3 años de edad.  Venía de un estudio longitudinal de niños de ascendencia europea de una sola comunidad de USA. Se median cada 3 meses, lo cual es inadecuado para describir el crecimiento acelerado de la infancia, se consideran inapropiadas para modelar el patrón y la variabilidad del crecimiento. Como resultado, estas tablas no representan el crecimiento infantil temprano. Esto dio pie a que se desarrollaran nuevas tablas que indicaran COMO los bebés deberían crecer en todos los países en lugar de describir como crecían en un tiempo y lugar determinados, los expertos en ese entonces no le dieron el interés adecuado a la importancia  de asegurarse de que las tablas fueras consistentes con las MEJORES practicas de salud.

De este análisis, surgió el Estudio Multicéntrico de referencia de crecimiento (MGRS) que se implementó entre 1997 y 2003. Fue diseñado para producir un estándar más que una referencia. Aunque los estándares y las referencias sirven como base para hacer comparaciones, cada una permite una interpretación diferente. El estándar define COMO un niño debería crecer, y las desviaciones del patrón de que describe son evidencia de un crecimiento anormal. Además, por otro lado, no provee una base sólida para hacer esos juicios de valor, aunque en la práctica ambos son incorrectamente usados como estándares.

Los datos del MGRS proporcionan una base sólida para desarrollar un estándar, ya que toman como base en niños saludables que viven bajo circunstancias propicias para desarrollar todo su potencial genético de crecimiento. Adicionalmente, las madres de los niños seleccionados para la construcción de  los estándares, estaban involucradas en prácticas favorecedoras de la salud, como la lactancia materna y el no fumar.

Una cualidad del estudio que lo hace atractivo es que fuera un estándar internacionalmente aplicable, ya que incluye niños de países diversos: Brasil Ghana, India, Noruega, Omán y Estados Unidos. Al seleccionar poblaciones privilegiadas y saludables, el estudio redujo el impacto de la variación del medio ambiente. La evaluación de las diferencias en el crecimiento lineal entre las poblaciones infantiles del MGRS muestran una similitud impactante entre los 6 países, con solo un 3% de variabilidad en longitud debida a diferencias entre sitios comparado al 70% debidas a diferencias entre individuos. Así que excluyendo cualquier lugar tiene poco efecto en los valores del percentil  3, 50 y 97 y usando los datos de todos los sitios, es enteramente justificado. La sorprendente similitud en crecimiento durante la infancia temprana entre las poblaciones humanas es consistente con las comparaciones genómicas entre grupos continentales diversos reportando un alto grado de  homogeneidad.
La muestra del MGRS tiene considerable variabilidad genética además de la variación cultural de cómo son criados los niños LO CUAL FORTALECE AUN MAS LA APLICABILIDAD Universal de los estándares.
Una característica clave de los nuevos estándares es que explícitamente identifican a la lactancia materna como la norma biológica y establecen al niño amamantado como el modelo normativo para crecimiento y desarrollo. Otra característica que los distingue en que incluye ventanas de logros para 6 hitos del desarrollo motor grueso. Aunque la OMS en el pasado ha hecho recomendaciones concernientes  al crecimiento físico obtenido, no había hecho recomendaciones para evaluar el desarrollo motor.
Los estándares se encuentran en:
http://www.who.int/childgrowth/standards/es/

15 diciembre 2011

Colecho seguro, ¿Debo dormir con mi bebé?


Colecho seguro, Liga de La Leche Gran Bretaña

Los bebés necesitan tomar el pecho por la noche  durante muchos meses y pueden necesitar atención de los padres en horas de la noche durante años.  Es importante para los padres encontrar formas de satisfacer las necesidades nocturnas de sus hijos y a la vez lograr dormir suficiente ellos mismos.

Alrededor del mundo y a lo largo de la historia, las madres han encontrado que la lactancia durante la noche se facilita si llevan a su bebé a la cama con ellas y amamantan acostadas; las madres dicen que esto puede hacer que las tomas nocturnas sean un verdadero placer y tanto ellas como sus bebés duermen mejor.

La lactancia combinada con el colecho (*) es una de las formas tradicionales de cuidar a un bebé durante la noche. Sin embargo, dormir con un bebé pequeño puede no ajustarse a todas las familias y algunas madres prefieren mantener a su bebé en una cuna a la par de su cama, y llevarlo a la cama para amamantarlo.  Algunas madres notan que dar el pecho sentadas en la cama les funciona mejor durante las primeras semanas.

Los bebés a menudo muestran gran preferencia sobre dónde quieren dormir y dónde no, y los padres tienden a hacer los cambios y ajustes necesarios, porque un bebé intranquilo significa noches de desvelo para toda la familia.

En la mayoría de las familias, el bebé duerme en una variedad de lugares durante el día y la noche (por ejemplo, en un rebozo o portabebé, cochecito o carriola, asiento del auto, moisés o cuna, en la cama con su mamá).  Cualquiera que sea el lugar donde el bebé duerme, cada uno de ellos debe reunir ciertas condiciones de seguridad (ver reverso).

Una decisión informada
La Liga de La Leche ha compartido información práctica sobre la crianza y lactancia durante la noche (incluido el colecho) durante más de 50 años, basando su información en las experiencias diarias de familias alrededor del mundo e incorporando conocimientos basados en la investigación científica.

Es importante que las madres estén informadas tanto acerca de  los beneficios como de los posibles riesgos asociados a los diferentes lugares donde duermen sus bebés, según las circunstancias de sus propias familias. Entonces podrán hacer lo que las madres y padres siempre han hecho: evaluar los riesgos y beneficios y tomar sus propias decisiones.

La meta es facilitar la lactancia, seguridad al dormir y un buen descanso para todos, independientemente de dónde duerma el bebé.

“Nosotros….cuestionamos desde diferentes ángulos la creencia de que los bebés duerman solos sea de alguna forma lo óptimo, cuando en términos mundiales y evolutivos no ha sido la norma” (2)  Dra. Hellen L. Ball



¿Recomendaciones útiles?

Algunas autoridades advierten a los padres de familia, sin importar sus circunstancias particulares, que colocar al bebé en una cuna a la par de la cama es más seguro que el colecho. Este consejo generalizado no toma en cuenta las diferencias importantes entre familias, particularmente si el bebé recibe lactancia materna exclusiva.  Lo que puede ser seguro para una familia, puede no ser lo más seguro (o hasta posible) para otra.  Cada familia necesita información que le ayude a elegir la opción que sea la más segura y la mejor para ellos.

Algunos padres pueden dejar de llevar a sus bebés a la cama con ellos como resultado de estas advertencias o debido a presiones por parte de familiares y amigos, pero esto puede traer implicaciones prácticas que podrían causar problemas. Por ejemplo, los bebés tienen una necesidad biológica de estar en contacto cercano con sus madres durante la mayor parte del tiempo (1) por lo que un bebé puede ponerse muy alterado  si durante la noche se le niega esta necesidad.  Si su bebé amamantado llora cuando lo ponen en la cuna y ella tiene miedo de llevarlo a su cama, ¿qué opción le queda a la madre?

Las madres  a menudo no pueden evitar quedarse dormidas mientras amamantan.  Los efectos hormonales que produce la succión del bebé pueden causar que la madre se quede dormida aunque no esté acostada. Es mejor que se tomen medidas para aumentar la seguridad del colecho que arriesgarse a que la madre se quede dormida en un lugar más peligroso (como un sillón o sofá).

Es posible que en sus intentos de seguir las recomendaciones en contra del colecho, una madre tenga tantas dificultades durante la noche que decida renunciar a la lactancia, con serias implicaciones para su salud y la de su bebé.

Investigadores del sueño infantil, incluidos la Dra. Hellen Ball del Laboratorio de Sueño de Padres e Infantes de la Universidad de Durham (en el Reino Unido) y el Dr. James McKenna del Laboratorio del Comportamiento del Sueño de Madres y Bebés de la Universidad de Notre Dame (Indiana, Estados Unidos) han cuestionado seriamente las recomendaciones en contra del colecho (2, 3,5).

Efectos protectores
Mientras que ningún ambiente para dormir puede ser completamente libre de riesgos, estudios hechos por la Dra. Ball han encontrado que las madres que duermen en la cama con sus bebés amamantados adoptan una posición protectora que hace difícil quedar encima del bebé y la asfixia por almohadas o cobijas resulta poco probable.  Sus observaciones demuestran “que los bebés en esta situación no se sobrecalientan” y que el éxito de la lactancia es mayor y la misma se mantiene por más tiempo, proporcionando beneficios significativos a la salud de la madre y del niño (2).

El Dr. McKenna sugiere que como las bacterias, los virus de los resfriados y la influenza pueden incrementar la susceptibilidad del bebé al Síndrome de Muerte Súbita, (**) y ya que la lactancia materna ayuda a proteger a los bebés contra estas enfermedades, debería procederse con cautela antes de desalentar prácticas como el colecho que se sabe incrementan la intensidad y duración de la lactancia.

Las investigaciones del Dr. McKenna han demostrado que los bebés que duermen junto a un “adulto comprometido y dedicado” tienen la mitad de las posibilidades de morir de Muerte Súbita, comparados con los infantes que duermen solos en una habitación o incluso en una habitación con otros niños. Esta cercanía puede tomar la forma de una cuna a la par de la cama, o puede llevar a compartir la cama con la madre.  El Dr. McKenna señala que aunque no podemos afirmar que el colecho en sí mismo protege a los infantes contra la Muerte Súbita, siempre y cuando una madre que amamanta exclusivamente tome las precauciones contra riesgos conocidos, es muy posible que ella logre hacer del colecho una experiencia segura y beneficiosa. (3)

*El colecho implica que un bebé  comparta la cama con uno o ambos padres, compartir el sueño (co-sleeping) implica que el bebé duerme cerca de un cuidador adulto, no necesariamente en la misma cama.
**Síndrome de Muerte Súbita (SIDS, por sus siglas en inglés)  también conocido como “muerte de cuna”.

Recuadro
Dormir seguros

Medidas de seguridad para padres de bebés amamantados

  • Acuesta al bebé sobre la espalda
  • Evita en todo momento exponer a  tu bebé al humo de cigarro ya que esto incrementa el riesgo de muerte súbita
  • Mantén cerca a tu bebé dormido, de día y de noche, que no esté solo en una habitación
  • Duerme en la cama de frente a tu bebé(tu muslo debería prevenir que el bebé se deslice bajo las sábanas)
  • Coloca a tu bebé con sus pies contra los pies de cualquier cuna, moisés o carriola/cochecito.

Revisa que el lugar donde duerme tu bebé esté libre de peligros:
  • Elige un colchón que sea firme, plano, limpio, del mismo tamaño que la base de la cama, usa sábanas del mismo tamaño del colchón y que lo cubran perfectamente
  • Revisa que no haya ningún lugar donde el bebé pueda quedarse atrapado (por ejemplo, entre el final de la cama y la pared, entre dos colchones)
  • Asegúrate que tu bebé no se pueda caer
  • Elige ropa de dormir para ti y tu bebé que no se amarre ni tenga nada que pueda estrangularlo
  • Mantén sábanas, cobertores y almohadas lejos de la cara y cabeza de tu bebé
  • Mantén un adulto en medio de tu bebé y cualquier otro niño mayor que también esté compartiendo la cama
  • Revisa que tu bebé no tenga demasiado calor o demasiado frío mientras duerme
  • Mantén a las mascotas fuera del lugar donde duerme tu bebé




No dejes a tu bebé dormido:

  • Cerca de una fuente de fuego o radiador ni bajo el sol
  • Vistiendo ropa especial para salir en el invierno cuando esté dentro de la casa


No duermas con tu bebé:

  • En un sofá, sillón, mecedora o silla con brazos
  • Si cualquier persona que comparte la cama ha bebido alcohol, ingerido drogas o medicamentos que pudieran adormecerlos extremadamente o está demasiado exhausta como para tener conciencia de que tu bebé está en la cama
  • Si cualquier persona en la cama es fumador (incluso aunque nunca fume en la cama)
  • Si cualquier persona en la cama está enferma o sufre alguna condición que le impida estar consciente de que tu bebé está en la cama

Sugerencias para facilitar las noches con los bebés amamantados

Muchas madres han descubierto que ser creativas en sus prácticas de sueño puede hacer que las noches con su bebé sean más fáciles.  Algunas de estas ideas pueden facilitar las  noches para ti también, pero como solo tú conoces tus circunstancias particulares, siempre ten en cuenta la seguridad.

El espacio extra puede ayudar.  Puedes intentar:

  • Colocar la cuna de tu bebé justo a la par de tu cama. Baja o retira la baranda y sube el nivel del colchón de la cuna para tener fácil acceso a tu bebé durante la noche. Amarra la cuna a tu cama.
  • Usa una cuna especialmente diseñada para practicar el colecho
  • Usa una cama  tamaño king-size.
  • Agranda tu cama. Intenta agregar una cama individual a la par para que papá duerma, pero mantén a tu bebé lejos de la zanja que queda entre ambos colchones.
  • Amamanta a tu bebé en un colchón sobre el  piso.

Para evitar las caídas:

  • Pon una baranda en uno de los lados de la cama
  • Quita las patas de la cama o coloca el colchón en el piso (ventílalo todos los días para evitar la condensación)

Para mantenerse cómodos:

  • Ten ropa de cama para cada persona, pero asegúrate que tu bebé no quede cubierto por la ropa de cama de los demás
  • Ponle a tu bebé ropa de dormir liviana para evitar que se sobrecaliente
  • Ponle a tu bebé un pañal extra absorbente para evitar cambios de pañal innecesarios durante la noche
  • Mantén a mano una toalla o paño en caso de pañales muy mojados o leche materna que chorrea

Para aprender a amamantar acostada:

  • ¡Practica durante el día!
  • Mantén un lucecita de noche encendida
  • Asiste a las reuniones de la Liga de La Leche para conocer a otras mamás y aprender de sus experiencias.

Estas medidas de seguridad se aplican a bebés amamantados, sanos y nacidos a término. Si tu bebé no parece estar bien, busca orientación médica de inmediato.

Recuerda que las medidas de seguridad pueden reducir el riesgo de accidentes y del Síndrome de Muerte Súbita, pero no pueden eliminar el riesgo por completo.

Referencias

  1. Hrdy SB. Mother Nature: A History of Mother, Infants and Natural Selection. New York: Ballantine Books, 1999
  2. Wailoo, M, Ball, H L, et al.  Infants bed-sharing with mothers: helpful, harmful or don’t we know? Archives of Diseases in Childhood. 2004; vol 89:1082-1083.
  3. McKenna, J, McDade, T. Why babies should never sleep alone: a review of the co-sleeping controversy in relation to SIDS, bedsharing and breastfeeding. Paediatr Respir Rev. 2005; Jun; 6 (2): 134-52.

  1. Ball, HL Parent-Infant Bed-sharing Behaviour: effects of feeding type, and presence of the father. Human Nature. 2006; 17 (3):301-318
  2. McKenna, J. Mother-infant co-sleeping with breastfeeding: Adaptive behaviors worth fighting for, BREASTFEEDING ABSTRACTS, November 2003, 3-4
  3. THE WOMANLY ART OF BREASTFEEDING, Seventh edition. Schaumburg, IL: LLLI, 2004

Co-sleeping and bedsharing issues:
www.llli.org/Release/SIDS.html (press release by La Leche League International)
www.dur.ac.uk/sleep.lab (University of Durham sleep lab website)
www.nd.edu/-jmckenn1/lab (Dr. James McKenna’s website)
(article by Lane E. Volpe, MA, and Dr James McKenna)
www.wearsthebaby.comcosleepingrelease.html (Dr. William Sears’ website)

Practicalities of night-time parenting:
THE WOMANLY ART OF BREASTFEEDING, Seventh Edition. Shacumburg, IL. LLLI, 2004
NIGHTTIME PARENTING, W. Sears. Schaumburg, IL: LLLI, 2001

Esta hoja informativa fue escrita por Sue Cardus y las madres de la Liga de La Leche de Gran Bretaña.  Traducida  al español por Waleska Porras.  Revisada por Mónica Tesone y Verónica Garea. Diagramación: Amaia Sarriegui
 (Signo de copyright) Liga de La Leche Gran Bretaña, 2007 
Por favor no fotocopie este documento ya que priva de ingresos a la Liga de la Leche

12 diciembre 2011

Los peligros de dejar llorar al bebé, por Darcia Narvaez, Ph.D.

Los peligros de dejar llorar al bebé. Tomado de Psychology Today

Dañando a los niños y sus relaciones a largo plazo
Publicado el 11 de diciembre de 2011 por Darcia Narvaez, Ph.D. en Moral Landscapes
Darcia Narvaez es una Profesora Asociada de Psicología y Directora de la Colaborativa para la Educación Ética en la Universidad de Notre Dame. Su investigación explora cuestiones de conocimiento moral, desarrollo moral y educación del caracter moral. Ella ha desarrollado varías teorías integrativas: Adaptive Ethical Expertise, Integrative Ethical Education, Triune Ethics Theory. Ella habló en la conferencia de la Casa Blanca acerca del Carácter y la Comunidad, Ella es autora o editora de tres libros ganadores de premios: Postconventional Moral Thinking; Moral Development, Self and Identity; y el Handbook of Moral and Character Education.

Traducido por Ana Charfén, IBCLC (Publicado con autorización de la autora)

El dejar a los bebés llorar es una idea que ha dado vueltas desde por lo menos los 1880s cuando el campo de la medicina estaba preocupado más acerca de los gérmenes y transmitir infecciones, y fue así que se formó la noción de que los bebés no deberían ser tocados mucho (ver Blum, 2002, para una gran revisión de este periodo de tiempo y las actitudes ante la crianza de los niños)

En el siglo 20, el especialista en conducta, James Watson, interesado en hacer de la Psicología una ciencia dura, tomó la cruzada contra el afecto, siendo presidente de la Asociación Americana de Psicología. El aplicó el paradigma mecanizado del comportamiento en la crianza infantil, advirtiendo de los peligros del exceso de amor materno. El siglo 20 fue el tiempo cuando fue asumido que los "hombres de ciencia" sabían más que las madres, abuelas y familias acerca de como criar un niño. Demasiada bondad hacia un bebé resultaría en un ser humano llorón, dependiente y fracasado. Es gracioso como se salió con la suya con esta afirmación, sin tener evidencia que lo respaldara. En contradicción con eso, hay evidencia (en ese momento y ahora) mostrando que lo contrario es la verdad.

Un documento del gobierno de esa época, recomendaba que "la maternidad significaba cargar el bebé tranquilamente, en posiciones inductoras de tranquilidad" y la madre debe detenerse inmediatamente si se le cansan los brazos "porque el bebé nunca debe fastidiar al adulto"
Los bebés mayores de seis meses "deben ser enseñados a sentarse calladamente en la cuna, de otra manera podrían necesitar estar siendo observados continuamente y entretenidos por su madre, una seria pérdida de tiempo" (Ver Blum, 2002.)

¿Te suenan familiares estas actitudes? Un padre me reportó recientemente que debería dejar a su bebé llorar hasta dormirse para que el pudiera "recuperar su vida"

Con la neurociencia podemos confirmar lo que nuestros antecesores tomaron por descontado --Que dejar llorar al bebé es una práctica que daña al niño y sus capacidades para relacionarse de muchas maneras a largo plazo. Ahora sabemos que dejar llorar al bebé es una buena manera de crear una persona menos inteligente, menos saludable pero más ansiosa, que no coopere y que sea alienada, que puede transmitir las mismas o peores características a la siguiente generación.

La postura "conductista" ya desacreditada, ve al bebé como un intruso en la vida de sus padres, una intrusión que debe ser controlada de varias maneras para que los adultos puedan vivir sus vidas sin molestias. Tal vez, podemos excusar esta actitud y la ignorancia, porque en ese tiempo, las familias extendidas se rompieron y los nuevos padres deberían encontrar la manera de lidiar con sus bebés por si solos, una condición antinatural para la humanidad --- Hemos criado a los niños siempre en familias extendidas. Los padres siempre compartieron el cuidado con multiples parientes adultos.

De acuerdo con la visión conductista, que es completamente ignorante del desarrollo humano, el niño "debe ser enseñado a ser independiente" Ahora podemos confirmar que el forzar la "independencia" a un bebé, nos lleva a mayor dependencia más tarde. En lugar de eso, el dar a los bebés lo que necesitan, conduce a mayor independencia más tarde en la vida. En reportes antropológicos de sociedades de cazadores recolectores, los padres atendían cada necesidad de los bebés y niños pequeños. Los niñitos se sentían suficientemente confiados (al igual que sus padres) de poder caminar en la pradera por si mismos (Ver Infancias de Cazadores Recolectores, editado por Hewlett & Lamb, 2005).

Los ignorantes conductistas de antes y de ahora, alentaban a los padres a condicionar al bebé a que sus necesidades NO fueran satisfechas a demanda del bebé, ya sea alimentarlo o consolarlo. Se asume que los adultos "deberían estar a cargo" de la relación. Ciertamente esto puede conducir a tener un niño que no pida mucha ayuda ni atención (hundiéndose en la depresión, y entrando en la inmovilidad, o aún debilitándose) pero aún más probablemente puede causar un niño llorón, infeliz, agresivo y/o demantante, uno que ha aprendido que debe gritar para ser atendido. Un profundo sentimiento de inseguirdad es probable que se quede con él el resto de su vida.

El hecho es que los padres o cuidadores que habitualmente responden a las necesidades del bebé antes de que el bebé se moleste, previniendo el llanto, es más probable que tengan niños que son independientes, más que lo contrario.(Stein & Newcomb, 1994). El cuidado que consiste en calmar al bebé cuando lo pide es mejor llevarlo a cabo desde el inicio. Una vez que los patrones se establecen, es mucho más dificil cambiarlos.

Nosotros deberíamos entender que la madre y el hijo son una diada mutuamente responsiva. Son una unidad simbiótica que se hace mutuamente más sana y feliz, en ese responderse mutuamente. Esto se expande a otros cuidadores también.

Existe una noción extrañamente popular aún todavía de que a los bebés se les debe "dejar llorar"  
cuando se les deja solos, en cunas, o en otros dispositivos. Esto viene de una incompresión del desarrollo del niño y el cerebro.

Los bebés crecen al ser cargados. Sus cuerpos se desregulan cuando son físicamente separados de sus cuidadores ( Ve aqui para más información)

Los bebés indican una necesidad a través de sus gestos, y eventualmente, si es necesario, a través del llanto. Al igual que los adultos buscan agua cuando tienen sed, los niños buscan lo que necesitan en ese momento, Al igual que los adultos se calman cuando satisfacen su necesidad, así mismo les sucede a los bebés.

Hay muchos efectos a largo plazo al no satisfacer las necesidades de los bebés, cuando se actúa con negligencia cuando piden algo  (Dawson et al., 2000).

¿Qué es lo que realmente sucede al bebé y a la diada al "dejar llorar al bebé? 

Las neuronas se mueren. Cando el bebé se estresa, la hormona tóxica cortisol se libera. Es una hormona que mata neuronas. Un bebé a término de 40-42 semanas, con solo el 25% de su cerebro desarrollado, está atravesando un crecimiento cerebral acelerado. En promedio el cerebro triplica su tamaño al final del primer año. ( y el tamaño de la cabeza durante el primer año es un signo de inteligencia)  ¿Quién sabe que neuronas no se están conectando o se están borrando durante el estrés extremo? ¿Qué deficits pueden aparecer años más tarde por esta experiencia tan dolorosa?

La reacción desordenada al estrés puede establecerse como un patrón para toda la vida no solo en el cerebro con el sistema de respuesta al estrés, sino también en el cuerpo a través del nervio vago, un nervio que afecta el funcionamiento de múltiples sistemas (como la digestión). Por ejemplo, el estrés prolongado en la vida temprana, resulta en un nervio vago que funciona mal, y está relacionado con desórdenes como el síndrome del colon irritable.  (Stam et al, 1997). Lée más acerca de como el estrés al inicio de la vida es tóxico para la salud por toda la vida en el reporte de Harvard reciente: The Foundations of Lifelong Health are Built in Early Childhood).

La autoregulación se daña. El bebé es absolutamente dependiente de sus cuidadores para aprender como autoregularse. El cuidado responsivo --satisfacer las necesidades del bebé antes de que se angustie--- afina al cuerpo y al cerebro para calmarse. Cuando un bebé se asusta y su madre o su padre lo carga y lo consuela, el bebé construye expectativas de ser consolado, las cuales se integran en habilidad para consolarse a si mismo. Los bebés no se auto consuelan cuando están aislados. Si se les deja llorar solos, aprenden a cerrarse ante la expectativa de la angustia extrema, dejan de crecer, dejan de alimentarse, dejan de confiar. (Henry & Wang, 1998).

La confianza se pierde. Como Erik Erikson mostró, el primer año de vida es un período sensible para establecer un sentido de confianza en el mundo, el mundo del cuidador, y el mundo del yo. Cuando las necesidades de un bebé son satisfechas sin angustia, el niño aprende que el mundo es un lugar confiable, que las relaciones son de apoyo, y que el "yo" es una entidad positiva que puede obtener satisfacción de sus necesidades. Cuando las necesidades de un bebé son ignoradas, o minimizadas, el niño desarrolla un sentimiento de falta de confianza en las relaciones y en el mundo. Y la autoconfianza se debilita. El niño puede pasar toda su vida tratando de llenar ese vacío interno.

La sensibilidad del cuidador se puede dañar. Un cuidador que aprende a ignorar el llanto del bebé, aprenderá a ignorar las señales sutiles de las necesidades del niño. Al desconfiar de su intuición de detener la angustia del bebé, el adulto practica y va aprendiendo a "endurecer su corazón". La reciprocidad entre el cuidador y el bebé la rompe el adulto, pero no puede ser reparada por el niño. El bebé está indefenso.


Los cuidadores que responden rápidamente a las necesidades del niño están relacionados con casi, si no es que todos los logros y resultados positivos del niño. En nuestras investigaciones están relacionadas con la  inteligencia, empatía, falta de agresividad o depresión, en la auto-regulación, en la habilidad social. Ya que el ser responsivo es tan poderoso, tenemos que controlar su efecto en nuestros estudios de otras prácticas de  crianza y en los resultados del niño. La importancia de los cuidadores que son responsivos es del conocimiento común en la psicología del desarrollo. La falta de respuesta, de la cual "el dejar llorar" es representativa, puede impedir los resultados positivos mencionados.

El planteamiento de "dejar llorar el bebé" parece haber surgido como una solución a la disolución de la vida de familia extendida en el siglo 20. La vasta sabiduría de las abuelas se perdió en la distancia entre las casas con niños y las casas donde estaba la experiencia de como criarlos bien. La sabiduría de mantener a los bebés felices se perdió entre las generaciones.

¿Pero qué no es normal que los bebés lloren? 

No, los bebés están diseñados para esperar el equivalente a un "útero externo" después del nacimiento. (Ver Allan Schore, referencias más específicas abajo). ¿Qué es el útero externo? --- Ser cargado constantemente, amamantado a libre demanda, necesidades satisfechas rápidamente (tengo numerosos posts acerca de esas cosas) Cuando los bebés muestran molestia, es una señal de que una necesidad no está satisfecha, una necesidad de sus sistemas que crecen tan rápido.

¿Qué es lo que señala cuando un bebé llora extensamente? Muestra la falta de experiencia, sabiduría y apoyo de los cuidadores del bebé. Para remediar la falta de información de todos nosotros, abajo se encuentra una serie de artículos de todas las cosas que el llanto del bebé puede significar. Todos podemos educarnos acerca de lo que los bebés necesitan y las prácticas que alivian el llanto del bebé. Podemos ayudarnos unos a otros para prevenir que el llanto suceda tanto como sea posible.

Revisar: ( En Inglés)

Como calmar al bebé: http://www.babycenter.com/0_12-reasons-babies-cry-and-how-to-soothe-them_9790.bc?page=2

Calmar al bebé que llora sin razón:http://www.babycenter.com/0_what-to-do-when-your-baby-cries-for-no-reason_10320516.bc

Calmar a los bebés que tienen cólico:http://www.babycenter.com/0_colic-how-to-cope_1369745.bc

Science of Parenting, un libro barato con muchas fotos, fácil de leer para los padres por Margot Sunderland tiene mucho más detalle y referencias de estos asuntos. mantengo copias para darselas a los nuevos padres.

Más de las necesidades de los bebés here, here, here.

Darle a los bebés lo que realmente necesitan es realmente un derecho báscio de los bebés. Ve aqui para más derechos que yo creo que los bebés tienen. Y ve aqui para un nuevo libro de Eileen Johnson en los derechos emocionales de los bebés.



Referencias

Blum, D. (2002). Love at Goon Park: Harry Harlow and the Science of Affection. New York: Berkeley Publishing (Penguin).

Dawson, G., et al. (2000). The role of early experience in shaping behavioral and brain development and its implications for social policy. Development and Psychopathology, 12(4), 695-712.

Henry, J.P., & Wang, S. (1998). Effects of early stress on adult affiliative Behavior, Psychoneuroendocrinology 23( 8), 863-875.

Schore, A.N. (1997). Early organization of the nonlinear right brain and development of a predisposition to psychiatric disorders. Development and Psychopathology, 9, 595-631.

Schore, A.N. (2000). Attachment and the regulation of the right brain.Attachment & Human Development, 2, 23-47.

Schore, A.N. (2001). The effects of early relational trauma on right brain development, affect regulation, and infant mental health. Infant Mental Health Journal, 22, 201-269.

Stam, R., et al. (1997). Trauma and the gut: Interactions between stressful experience and intestinal function. Gut.

Stein, J. A., & Newcomb, M. D. (1994). Children's internalizing and externalizing behaviors and maternal health problems. Journal of Pediatric Psychology, 19(5), 571-593.

Watson, J. B. (1928). Psychological Care of Infant and Child. New York: W. W. Norton Company, Inc.

¡Carga a tu bebé!