Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

14 enero 2011

Respuesta de UNICEF Reino Unido a los artículos periodísticos que cuestionan la recomendación de introducir alimentos complementarios a los 6 meses de vida

Respuesta de UNICEF Reino Unido a los artículos periodísticos que cuestionan la recomendación de introducir alimentos complementarios a los 6 meses de vida

Traducción: LLLA
Ha aparecido en los medios información sobre un artículo publicado en el British Medical Journal (BMJ) que cuestiona si la lactancia exclusive durante seis meses es adecuada para los niños británicos.1 Este artículo no está basado en evidencia nueva si no que realiza un re-análisis de evidencia antigua, en buena parte la misma que se usa como fundamento parfa las recomendaciones de destete de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Departamento de Salud del Reino Unido (DH).2 3

Cuando se tenga en cuenta este análisis debe remarcarse que tres de los cuatro autores han declarado estar asociados con la industria de alimentación infantil. Menos lactancia y una introducción temprana de alimentos complementarios llevarán a mayores ganancias para esta industria. (negrita no incluida en el original)



Hay abundante evidencia sólida de que la lactancia salva vidas y protege a corto y a largo plazo la salud de las madres y los bebés en los países industrializados. El amamantamiento reduce el riesgo de diabetes y obesidad en los niños y de cancer de mama en las madres. Se asocia también con una mayor capacidad para la crianza entre mujeres de bajos ingresos, y con una incidencia reducida de abandono y depresión postnatal, mejorando así las posibilidades de los niños4 5 6 7.

La OMS recomendó en el año 2001 que los alimentos complementarios se introduzcan alrededor de los seis meses mientras se continúa amamantando. Esto se basó en evidencia de que la introducción temprana aumenta los riesgos del bebé de sufrir infecciones y enfermedades. En 2003, DH también empezó a recomendar la introducción de alimentos complementarios ‘a los 6 meses’ modificando la recomendación previa de ‘entre los 4 y los 6 meses’. Los autores del artículo del BMJ cuestionan esta recomendación para los bebés del Reino Unido. La base de sus argumentos es que la postergación en la introducción de alimentos complementarios puede llevar a anemia ferropénica (AF), celiaquía y alergias alimentarias, y que la introducción de nuevos sabores puede mejorar la aceptación de vegetales de hoja verde y así estimular una alimentación saludable más adelante.



Anemia ferropénica

La AF está fuertemente influida por las reservas de hierro al momento de nacer (las cuales están relacionadas con la cantidad de hierro en la madre y el tiempo de gestación) y el corte temprano de cordón (el cual es todavía frecuente y puede reducir las reservas de hierro en un 33%). La AF está relacionada también con la pobreza y las privaciones. Asegurarse de que la madre no esté anémica y que se pospone el corte del cordón a su asegurará a su vez que las reservas del cuerpo del bebé y la leche materna brinden el hierro suficiente durante 6 meses8.

La mayoría de los alimentos que se les ofrecen habitualmente a los bebés en los primeros meses tales como cereal, fruta y vegetales, son pobres en hierro y por lo tanto no ayudarán a prevenir a AF. Sin embargo si se los introduce tempranamente antes de que el bebé los necesite, desplazarán a la leche materna y pueden por lo tanto reducir la cantidad de hierro ingerido9.



Celiaquía

La celiaquía es una enfermedad asociada con la introducción temprana de gluten (en los cereales). Se han realizado varios estudios de observación que han sugerido que el momento en que se introduce el gluten en la dieta puede influir en el desarrollo de esta enfermedad. Se les pidió al Comité Científico Asesor del Gobierno en Nutrición y al Comité para la Toxicidad de las Sustancias Químicas en Alimentos, Benes de Consumo y el Medioambiente que analizaran la evidencia sobre este tema y el borrador de su declaración puede encontrarse en el enlace (N de T: en inglés): www.sacn.gov.uk/meetings/sub_groups/maternal_child_nutrition/19012011.html

Esta declaración expresa que:

La evidencia disponible en la actualidad acerca del momento de introducción de gluten en la dieta del lactante y el riesgo subsecuente de celiaquía y T1DM es insuficiente para respaldar las recomendaiones acerca de la edad apropiada para la introducción de gluten en la dieta del lactante tanto para la población general como para sub-grupos de alto riesgo. Sin embargo, existe evidencia que sugiere que no estar recibiendo leche materna al momento de la introducción de gluten en la dieta se asocial con un riesgo mayor de desarrollar celiaquía en el futuro.



Alergias alimentarias

La incidencia de la alergia alimentaria genuina (en contraposición con la intolerancia alimentaria) es poco baja10. Existe especulación y algunos datos observacionales de que de existir una historia familiar de alergia genuina la introducción temprana de algunos alimentos puede ser beneficiosa. Se están llevando a cabo estudios aleatorios para explorar esta teoría. Si se probara esta teoría (lo cual no puede decirse que se vaya a lograr con certeza) entonces las familias de alto riesgo deberían ser asesoradas caso por caso. Esto no afectaría la política pública aplicada a la mayoría de los niños que no son afectados por la alergia.



Introducción de sabores amargos

El artículo del BMJ afirma que la introducción temprana de sabores amargos aumentará la aceptación de los vegetales verdes de hoja y así prevendrá la obesidad a futuro. Esto es especulación pura.

La leche maternal cambia de sabor dependiendo de la dieta de la madre y por lo tanto expone al bebé a varios sabores a partir del nacimiento. La preferencia en la comida depende de un número de factores, incluyendo qué se ofrece, cómo se ofrece y la actitud de los padres. Las recomendaciones del DH tienen en cuenta estos factores y alientan a los padres a que ofrezcan un espectro de comida saludable de manera adecuada.11



Recomendaciones

La iniciativa Hospital Amigo de UNICEF Reino Unido apoya la investigación continuada para mejorar la salud infantil. Si embargo, toda investigación nueva debe considerarse como parte de toda la evidencia y cualquier recomendación debería ser hecha basada en la totalidad de la evidencia y no en un único artículo. Es una circunstancia desafortunada que la oficina de prensa del BMJ y los medios del Reino unido se hayan enfocado en un único trabajo de comentario el cual ha resultado en títulos sensacionalistas y arriesga llevar a los padres a tomar conclusiones erradas y a poner en peligro la salud infantil.

La recomendación del DH es que los alimentos complementarios deben ser introducidos alrededor de los seis meses. Se reconoce que el desarrollo individual de los bebés varía en un amplio rango y que algunos bebés pueden estar listos para los alimentos complementarios antes de esa edad. Desde la introducción de esta recomendación, el número de bebés que experimentan la introducción de sólidos a los cuatro meses, la cual es potencialmente dañina, ha disminuido.12

Los profesionales de la salud deben seguir apoyando a las madres con información precisa basada en los lineamientos del DH y la OMS, ayudándolos a reconocer los signos que muestran que el bebé está listo para probar nuevos alimentos mientras sigue tomando el pecho.



1Frewtrell M, Wilson D, Booth I, Lucas A (2011) Six months of exclusive breastfeeding: how good is the evidence? BMJ 2011; 342:c5955 http://www.bmj.com/cgi/doi/10.1136/bmj.c5955

2 World Health Organization (2002), 55th World Health Assembly. Infant and young child nutrition. World Health Organization,(WHA55.25). http://apps.who.int/gb/archive/pdf_files/WHA55/ewha5525.pdf.

3 Scientific Advisory Committee on Nutrition (SACN), Subgroup on Maternal and Child Nutrition (SMCN). Paper for discussion: introduction of solid foods, agenda item: 3. 2003. SMCN/03/08. www.sacn.gov.uk/pdfs/smcn_03_08.pdf.

4 Ip S, et al (2007) Breastfeeding and Maternal Health Outcomes in Developed Countries. AHRQ Publication No. 07-E007. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK38337/

5 Horta B et al (2007) Evidence on the long-term effects of breastfeeding. WHO. http://www.who.int/child_adolescent_health/documents/9241595230/en/index.html

6 Gutman LM, Brown J, Akerman R (2009) Nurturing Parenting Capability: The Early Years. Centre for Research on the Wider Benefits of Learning. http://www.learningbenefits.net/Publications/ResRepIntros/ResRep30intro.htm

7 Strathern L, Mamun AA, Najman JM et al (2009) Does Breastfeeding Protect Against Substantiated Child Abuse and Neglect? A 15-Year Cohort Study. Pediatrics; 123; 483-493. http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/abstract/123/2/483

8 Dewey K, Chaparro M (2007) Mineral metabolism and body composition Iron status of breast-fed infants. Proceedings of the Nutrition Society (207), 66, 412–422 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17637094

9 Geissler C, Powers H (2007) Human Nutrition, 11th Ed Elsevier

10 http://www.nhs.uk/Livewell/Allergies/Pages/Foodallergy.aspx

11 Weaning (Department of Health, 2007) http://www.babyfriendly.org.uk/page.asp?page=115&category=10

12 Bolling K, et al (2007) Infant Feeding Survey 2005, Department of Health, London http://www.ic.nhs.uk/pubs/ifs2005



.

No hay comentarios. :

¡Carga a tu bebé!