Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

28 marzo 2011

Como extraer manualmente la primera leche: el calostro

Desde aproximadamente el sexto mes de embarazo, y durante los primeros días después del nacimiento del bebé, el pecho de las mamás produce calostro. Puede ser que durante el embarazo no lo notemos, o que veamos gotas de un líquido amarillento en nuestra ropa, sobre los pezones. Ambas situaciones son normales.
A partir de que el bebé nace, el calostro se encuentra disponible para que el bebé pueda tomarlo del pecho. Contiene toda la inmunidad de la mamá, y cubre los intestinos del recién nacido, protegiéndolo de enfermedades. El bebé puede tomar el pecho de su mamá en cuanto nace para beneficiarse de esta primera inmunización. El tamaño del estómago del bebé es del tamaño del calostro que su mamá produce los primeros días, y no necesita otra cosa, solo tomarlo a libre demanda.
El calostro protege al bebé de la enfermedades de las siguientes maneras:
Los acidos grasos libres presentes en la leche materna pueden dañar las membranas de los viruses envueltos, tales como el virus de la varicela, que son paquetes de material genético metidos en cubiertas de proteína. El Interferón, que se encuentra en grandes cantidades en el calostro, tiene también una fuerte actividad contra los virus. La fibronectina, que también tiene mucha el calostro, puede hacer a ciertos fagocitos más agresivos para que se traguen a los microbios aunque los microbios no hayan sido detectados por un anticuerpo. De la misma manera que la IgA secretora, la fibronectina minimiza la inflamación, y ayuda a reparar los tejidos dañados por la inflamación.
Los bebés que reciben más calostro, producen más anticuerpos después de sus vacunaciones, que los que no lo recibieron.
También ciertas hormonas presentes en la leche, como el cortisol, y pequeñas proteínas como el factor de crecimiento epidérmico, factor de crecimiento nervioso, factor de crecimiento insulínico y la somatomedina C actúan localmente para sellar el recubrimiento mucoso del recién nacido, haciéndolo relativamente impermeable a los patógenos indeseados, y otros agentes potencialmente dañinos.


Defensas Celulares
Las celulas inmues son abundantes en la leche humana, son los glóbulos blancos, los leucocitos, que luchan contra las infecciones y activan otros mecanismos de defensa. Estos se encuentran en cantidades impresionantes en el calostro. Muchas de estas células son neutróflos, un tipo de fagocito que normalmente se encuentra en la sangre. Hay evidencia de que los neutrófilos se tragan a los microbios en el intestino del bebé. Sin embargo son menos agresivos que los que se encuentran en la sangre, y desaparecen de la leche 6 semanas después del nacimiento.

Anticuerpos.
Los anticuerpos, también llamados inmunoglobulinas, tienen 5 formas:  IgG, IgA, IgM, IgD y IgE. Todas se encuentran en la leche humana. La más abundante en el calostro es la IgA secretora, que se encuentra en grandes cantidades en los sistemas digestivos y respiratorios de los adultos. Esta forma evita ser degradada por los ácidos gástricos y las enzimas digestivas en el estómago y los intestinos. Los bebés que toman leche de fórmula tienen menos medios para luchar contra los patógenos ingeridos, hasta que empiecen a hacer IgA secretora por si mismos, a menudo semanas o meses después del nacimiento.

Cuando la mamá y su bebé son separados después del nacimiento, el bebé recibe menos calostro. Por eso se hace necesario que la mamá aprenda a extraer su calostro para que pueda ser proporcionado a su bebé.
Aquí podemos ver cómo se puede extraer el calostro del pecho manualmente.

¡Carga a tu bebé!