Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

23 mayo 2013

Ayuda a tu hijo a identificar sus sentimientos y expresarlos

Por Ana Charfén, IBCLC.
Algunas personas adultas no saben identificar lo que sienten. O simplemente no pueden o desean expresarlo. Durante nuestra infancia muchas veces nuestros padres y las personas que estaban con nosotros, cuando llorábamos nos decían: "silencio, ya pasó", o "no pasó nada".
Imagina que durante años cuando has mostrado tristeza, dolor, enojo, sueño, la gente que te rodea te ha dicho: "no es nada", "no te duele", "deja de llorar", "no estés triste". No debería sorprendernos que a veces cuando tenemos malestar emocional, nosotros mismos no sepamos lo que sentimos.
Nuestro dolor, furia, tristeza o cualquier sentimiento negativo ha sido rutinariamente negado. Se nos ha inculcado que no debemos expresar nuestros malestares.
Pero la realidad es que todos los tenemos. No podemos negar que a veces estamos tristes, o enojados. Y al negar los sentimientos negativos de los niños, estamos impidiendo que nuestros hijos aprendan a reconocerlos, los sientan y encuentren la manera de resolverlos.
¿Cómo lograr que nuestros hijos puedan expresar cuando algo les molesta?
Aceptando sus sentimientos, son eso: sentimientos. El dolor duele, la tristeza nos hace llorar, la furia nos pone furiosos. El poder identificarlos, nos ayudará a poder resolverlos.
Cuando nuestros hijos son pequeños, les ayudamos a que le pongan palabras a lo que expresan: "¿te sientes triste porque ya nos vamos?" "¿estás cansado y eso te pone de mal humor?" "¿te frustra que tu hermanito te derribe la torre que armaste?"
Es dificil a veces ayudar a los niños a navegar por ese mundo de emociones.
Cuando criamos con respeto, y atendemos a nuestro bebé cuando lo requiere, el bebé aprende que sus necesidades son importantes, y se siente en libertad de expresarlas. Ese es el primer paso para poder expresarlas con palabras más adelante.
Aquí hay 10 sugerencias que ayudarán a tu hijo a poder compartir sus sentimientos, aunque sean negativos.
Actúa  de acuerdo a como quieres que tus hijos actúen. Si cuando algo te molesta alguien te pregunta como estás, solo dices "Bien", tu hijo se dará cuenta de que estás negando lo que sientes. Si quieres que tu hijo aprenda a expresar lo que quiere y necesita, necesitas poner el ejemplo.
Nunca minimices sus sentimientos. Si tu hijo se queja de que no pudo meter gol, o sus amigas no la dejaron jugar con ellas no digas "es solo un juego". Tu hijo ha reunido la fuerza para hablar de lo que le molesta, y para el es importante. No lo ayuda hacerlo sentir que lo que le pasa no tiene importancia. Muestra empatía, escucha lo que te dice, dale la razón. Muchas veces no quieren que se los resuelvas, solo que los escuches y les des tu apoyo.
Crea un ambiente abierto y seguro para poder discutir las emociones. Esto implica aceptar lo que tu hijo tenga que decir cuando tenga un sentimiento negativo. Si tu hijo se siente seguro hablando de lo que siente en la casa, será más fácil para el expresar su descontento cuando algo le suceda fuera de ella.
Ayúdale a procesar sus sentimientos: Si para los adultos los sentimientos nos pueden asustar y confundir, mucho más para los niños. Ayudale a desmenuzar lo que intenta decirte: "¿estás triste porque tu perrito se perdió?" "¿Estás enojada porque tu amiguita no te invitó?" 'Estás furioso porque tu amigo rompió tu juguete?'
Apóyalo para que pregunte acerca de los sentimientos. Tu hijo no puede nombrar las emociones que no conoce, o no entiende, así que asegurate de que sepa que es correcto preguntar acerca de lo que siente o de lo que los demás sienten.
Ayúdale a nombrar las emociones Hay diferencias entre el miedo, la furia, la tristeza. No es fácil distinguirlos desde fuera. A veces nosotros mismos tampoco podemos identificarlos. Aquí hay una pequeña lista que pueden revisar juntos: desprecio, vergüenza, culpa, ira, repugnancia, miedo, sorpresa, tristeza.
Encuentren maneras productivas de expresar los sentimientos negativos. Una vez identificados, ayudemos a nuestro hijo para que los expresen de manera segura. Ayudémoslo a comprender que no debemos golpear al amigo, pero si podemos golpear una almohada.
No lo avergüences por expresar miedo Especialmente para los niños varones, es difícil que acepten sus sentimientos de miedo, ya que pueden ser apreciados como débiles. Si tu hijo te dice que tiene miedo y tú lo tratas con respeto, aprende que tener miedo es normal. Si lo haces avergonzarse de eso, será más dificil que lo vuelva a expresar.
No esperes autocontrol completo. Aún para los adultos es dificil mantenerse racionales o calmados cuando las emociones nos abruman. Muchas veces las reacciones de tu hijo no serán racionales, dale la oportunidad de calmarse, manteniéndolo seguro mientras lo logra. Algunos sentimientos son irracionales. Cuando los sentimientos son muy fuertes, puede ser que los logre resolver llorando, gritando o haciendo un berrinche. Si tu hijo llora y acepta o pide tu abrazo, dáselo. Si prefiere gritar a tu lado o lejos de ti, respetalo, fijándote que esté en un lugar seguro, y que tu estés disponible.
Habla de cómo los golpes no ayudan a nada Ayuda a tu hijo a entender que hay una gran diferencia entre hablar de sus sentimientos y mostrar su ira golpeando a los demás o dañando objetos. Platica de cómo la violencia dirigida a alguien no está bien, y asegúrante que encuentran la manera de compartir y resolver esos sentimientos.

1 comentario :

Karlos dijo...

Me resulta muy valioso este artículo. Ser padre o madre es un reto. Y en el terreno de las subjetividades, aprender a llevar a nuestros/as hijos/as de la mano es una aventura llena de riesgos y gozos.

¡Carga a tu bebé!