Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

25 diciembre 2013

Lo que las niñitas desearían que sus papitos supieran

Por TaraLee Hedman,
Traducido y publicado con autorización de la autora, por Ana Charfén, IBCLC.
Original está aquí

Estoy pasando la mañana en el taller de autos. Cuatro hombres vestidos con franela (no me llegó el memorándum de código de vestimenta) y yo, permanecemos sentados, oliendo llantas y humo de motor mientras una encantadora pequeña hadita está en constante movimiento alrededor de su papá. Se le trepa, se ríe, da la vuelta y nuevamente se retuerce en el suelo.
Ella brinca y da vueltas por todos lados en su vestidito rosa con encajes, sus mallas negras le quedan grandes y cuelgan de sus rodillas, y su esponjado abrigo hace que sus brazos queden levantados un poco más de lo que sería natural. Para completar la indumentaria, tiene una corona brillante y transparente. Ha sido adherida a su cabeza con lo que parecen ser 60 pasadores.
Probablemente tiene 4 años. Tan pequeña, tan vulnerable. A ella ésto no le preocupa, mientras canta acerca de teteras y catarinas en sus zapatitos negros. Siento que se me salen las lágrimas mientras la observo. Mientras, lo veo a él observarla. Ella no puede saber, a sus cuatro años, el impacto que éste hombre, éste personaje, o sus palabras tendrán en ella en los años venideros. Y posiblemente, el tampoco lo sabe.
Así que para todos los hombres con niñitas que no son lo suficientemente grandes para pedir lo que necesitan de tí, esto es lo que nosotros quisiéramos que supieras:
  1. Como tu me ames, es como yo me voy a amar a mi misma.
  2. Pregúntame como me siento, y escucha mi respuesta, necesito saber que me valoras antes de que yo pueda entender mi valor verdadero.
  3. Yo aprendo como debo ser tratada por como tú tratas a mi mamá, estés casado con ella o no.
  4. Si estás enojado conmigo, lo siento aunque no lo entienda, así que habla conmigo.
  5. Cada vez que tu eres bueno conmigo o con alguien más, aprendo a confiar en Dios un poco más.
  6. Necesito experimentar tu cariñosa fuerza física, para que aprenda a confiar en la fisicalidad de los hombres.
  7. Por favor no hables del sexo como un adolescente, o pensaré que es algo sucio.
  8. Cuando tu tono es gentil, entiendo lo que dices mucho mejor.
  9. Lo que tu hables del cuerpo femenino, aún cuando estás bromeando, es lo que yo pensaré de mi propio cuerpo.
  10. Cómo tu manejes mi corazón, es como yo permitiré que otros lo manejen.
  11. Si me alientas a encontrar lo que me cause gozo, siempre lo buscaré.
  12. Si me enseñas lo que es sentirse segura contigo, sabré mejor como defenderme de otros hombres cuando tú no estés.
  13. Enséñáme el amor por el arte, la ciencia y la naturaleza, y aprenderé que el intelecto importa más que el tamaño del vestido.
  14. Déjame decir exáctamente lo que quiero aunque sea incorrecto o tonto, necesito saber que tener una voz fuerte, es aceptable para tí.
  15. Cuando sea más grande, si tu te sientes asustado con mi cuerpo cambiante, aprenderé que algo está mal en mi cuerpo.
  16. Si tu entiendes la alegría, por ti mismo, también yo lo haré
  17. Cuando te pido que me sueltes, por favor mantente disponible; siempre regresaré a ti y te necesitaré si tu lo haces.
  18. Si tu muestras ternura, aprenderé a aceptar mi propia vulnerabilidad en lugar de temerla.
  19. Cuando me permites arreglar el auto y pintar la casa, sabré que puedo hacer cualquier cosa que un niño puede hacer.
  20. Cuando proteges mi femineidad, aprendo que todo acerca de mi vale la pena proteger.
  21. Como trates a nuestro perrro cuando piensas que no te estoy mirando, me dice más acerca de tí que cualquier otra cosa.
  22. No permitas que el dinero lo sea todo, o aprenderé a no respetarlo o a mí misma.
  23. Abrázame, cárgame y bésame de cualquier manera que un papá pueda hacerlo, de manera que sea correcto y bueno y puro. Lo necesito para entender el contacto positivo.
  24. Por favor no me mientas, porque creeré lo que dices.
  25. No evites las conversaciones duras, porque me hace creer que no vale la pena luchar por mi.
En realidad es muy sencillo. Las niñitas aman a sus papitos. Cada una piensa que su papá colgó la luna. De vez en cuanto, cuando veas a tu niñita dando vueltas en su vestido de encaje, recuerda que algún día crecerá. ¿Qué te gustaría que supiera acerca de los hombres, de la vida, de ella misma del amor?. Lo que dices y haces ahora importará durante toda la vida. Papás, nunca subestimen el impacto que sus palabras o actos tienen sobre sus hijas, no importa su edad.

¡Carga a tu bebé!