Soy IBCLC, puedes comprar una consulta de lactancia por SKYPE, previa cita, dura una hora

tipos de servicio

15 junio 2015

Atender a tu bebé es natural, y responder a sus necesidades le proporcionará seguridad.



LA INTERACCIÓN ENTRE LA MADRE, EL PADRE Y EL NIÑO, según la Teoría del Apego de Bowlby.

Por Ana Charfén, IBCLC.
Es importante resaltar que el comportamiento normal de un niño y de su madre, debe ser observado, no reglamentado, y que se puede partir de lo que es normal observando y comprobando, y no a la inversa. Según Bowlby, si a una madre y su hijo se les da libertad de comportarse como deseen después del parto, los instintos naturales fluirán y la madre acariciará a su hijo, lo cual lo tranquilizará. Al cabo de unos minutos, siente el deseo de acercarlo al pecho. El bebé responderá succionándolo, y esta actividad es apreciada tanto por la madre como por los observadores, como un estado de éxtasis (Bowlby, 1989, pág. 19). Este comportamiento es natural, y forma parte de los instintos que han llevado al ser humano al éxito evolutivo. Con el pasar de los días, la madre, al tenerlo en brazos y contemplarlo, típicamente siente que el bebé es suyo. Se llevan a cabo interacciones constantes entre la madre y su hijo, y ella adapta su voz y su conducta para adaptarse a la de él, formándose un diálogo. Dice Bowlby que “la rapidez y eficacia con que se desarrollan estos diálogos y el placer mutuo que proporcionan indican claramente que ambos participantes están preadaptados para entablarlos’’. Cuando la madre y su hijo entran en un nuevo ambiente, el bebé muestra interés y la madre lo sigue, comentando acerca de algún objeto o característica del lugar, produciéndose una experiencia compartida. Se puede observar en la interacción vocal entre la madre y su hijo cierta alternancia, sin interrumpirse mutuamente, aún desde la etapa pre verbal. Esto muestra que la madre de sensibilidad mediana se adapta rápidamente a los ritmos naturales de su hijo, e intenta satisfacer sus necesidades.
Ainsworth y sus colegas (Bowlby, 1989) han observado que los niños cuyas madres han respondido sensiblemente a sus señales durante el primer año de vida, consolándolos cuando lloran y alimentándolos cuando dan señales de hambre, no solo lloran menos durante la segunda mitad de ese año que los bebés de las mamás que no los han atendido tan sensiblemente, sino que están más dispuestos a aceptar los deseos de sus padres, lo cual indica sin duda, que los bebés humanos, al igual que otras especies están programados para desarrollarse de manera socialmente cooperativa; que lo hagan o no, depende de cómo han sido tratados. Se observará que ésta es una visión de la naturaleza humana, radicalmente distinta de la que durante mucho tiempo fue admitida en las sociedades occidentales y que ha impregnado gran parte de la teoría y la práctica clínicas de la psicología, que se ha heredado, y apunta a una concepción completamente diferente acerca del rol de los padres, a los cuales se les anima a negar sus instintos de apego hacia su hijo en aras de “no malcriarlo”. Main y Weston en 1981 (Bowlby, 1989) también estudiaron la relación de los niños con su madre y con su padre y concluyeron que los niños que tenían una relación segura con ambos padres eran más seguros de sí mismos y más aptos; los que no tenían una relación segura con ninguno de los dos, no eran seguros en absoluto y los que tenían una relación segura con uno de los progenitores pero no con el otro, se encontraban en un punto intermedio. Cuando la infancia ha transcurrido mientras el niño puede hacer salidas al mundo exterior y puede regresar sabiendo con certeza que será bien recibido, alimentado física y emocionalmente, reconfortado si se siente afligido y tranquilizado si está asustado, se constituirá como una persona segura. Este rol de los padres consiste en ser accesible, estar preparado para responder cuando se le pide dar aliento, y tal vez ayudar cuando es evidentemente necesario. A partir de estudios de adolescentes y adultos jóvenes, se demuestra que los más estables emocionalmente y los que sacan el mejor partido de sus oportunidades son los que tienen padres que son más accesibles y sensibles cuando se recurre a ellos. La conducta de apego es cualquier forma de conducta que tiene como resultado, el logro o la conservación de la proximidad con otro individuo claramente identificado como el que se le considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo. El saber que la figura de apego es accesible y sensible le da a la persona un fuerte sentimiento de seguridad, y la alienta a valorar y continuar la relación. Esta conducta es muy obvia durante la primera infancia pero puede observarse a lo largo del ciclo de vida, sobre todo en situaciones de emergencia, se le considera parte integral de la naturaleza humana y la compartimos con otras especies. Ningún padre proporcionará una base segura, según Bowlby para su hijo que crece, a menos de que tenga una comprensión intuitiva de la conducta de apego de su hijo, y es aquí donde el término tradicional “dependencia” tiene una influencia tan perniciosa, porque lleva una valoración adversa y suele ser considerada como una característica solo de los primeros años, de la cual hay que desprenderse pronto; como resultado de esto, la conducta de apego ha sido mal interpretada en algunos círculos clínicos cuando se manifiesta en los años posteriores a la infancia temprana e inclusive tildada de regresiva. (Bowlby, 1989)
 
Trabajos citados
 
Bowlby, J. (1989). Una Base Segura: Aplicaciones clínicas de la teoría del apego. Argentina: Paidos.

11 junio 2015

la leche materna para curar la dermatitis atópica.

por Ana Charfén, IBCLC.
Si eres una mamá que amamanta, tal vez has escuchado acerca de las propiedades curativas de la leche materna: que si la pones sobre la piel lastimada, que si le pones una gota de tu leche en el ojo a tu bebé cuando tiene lagañas o para destapar la nariz.
Existen varios artículos que hablan de las propiedades antiinflamatorias de la leche materna, y como pueden ayudar a curar heridas, sin embargo, recientemente se publicó en International Journal of Dermatology un estudio que compara la leche materna contra la crema de hidrocortisona como tratamiento para hacer desaparecer la dermatitis atómica.
A 100 niños con dermatitis se les dividió aleatoriamente, y a unos se les indicó como tratamiento una capa fina de hidrocortisona al 1% dos veces al día, y a los otros leche materna dos veces al día en la zona lesionada.

El grupo que utilizó leche materna como tratamiento se curó en un 81.5% y el que utilizó hidrocortisona se curó en un 76%.
Por lo que se desprende que la leche materna tiene un resultado mejor como tratamiento contra la dermatitis atópica, y es gratis, accesible y no causa efectos secundarios.

Referencia

El vínculo que se da entre un bebé y su cuidador

por Ana Charfén, IBCLC.
Recientemente he estado sumergida en la investigación de mi tesis de maestría, que habla del cuidado infantil fuera de casa.
Y hoy he estado pensando mucho en las cualidades que este cuidado debe tener para desarrollar al bebé de manera correcta desde el punto de vista emocional.
Cuando un bebé nace, la mamá y el bebé empiezan a formar una relación. Si la mamá cuida personalmente al bebé, y muchas podemos hablar de eso, se crea una relación muy profunda, una especie de simbiosis, un diálogo que va más allá de las palabras, en la cual el instinto y la intuición juegan un papel fundamental. Más aún cuando una mamá amamanta a su hijo, porque en tan estrecha convivencia, al bebé tomar pecho tan frecuentemente, una aprende a leer a su hijo. (No quiero decir que si una no amamanta no se logre, pero tal vez si sea más fácil) El menor de un año prácticamente no habla... Pero las mamás somos expertas en entender lo que nuestro hijo necesita. Sabemos si tiene hambre, si está cansado o sobreestimulado, sabemos si está estresado o feliz. Y es en esos momentos en los que el pecho materno se convierte en una varita mágica, porque nos sirve para alimentar el cuerpo de nuestro hijo, pero también su alma: si está adolorido, tomando pecho se le quita el dolor, si tiene hambre, ésta se satisface, si tiene frío, en nuestros brazos encuentra calor, si tiene sueño, con el pecho se duerme. Y si solo quiere succionar, pues somos el chupón original. A veces es reconfortante pensar que si todo lo material faltara, la madre es la fuente de todo lo que el bebé necesita, tal como alimento, entretención, abrigo. Recuerdo en los años que amamanté a mis hijos como me sentía como una especie de Diosa, nutricia, abundante, fuente de alimento y amor.
Cuando una mamá no cuida personalmente a su bebé, alguien lo hace. Puede ser que el bebé esté con una nana, o en una guardería. El bebé recibirá cuidados de otra persona aparte de su mamá. Y entonces se creará una relación entre ellos. Si esa relación es fuerte y profunda, si la cuidadora o el cuidador del bebé es sensible, y atiende al bebé, se creará una relación de apego entre ellos, desearán estar juntos y se sentirán tristes cuando se alejan. Buscarán estar en proximidad, y se la pasarán bien. Y entonces llega el conflicto de la mamá que delegó el cuidado de su bebé: "¿me querrá mi bebé más que a su nana o a su cuidadora, a pesar de que está con ella mucho más tiempo?" Por tanto hay un tabú, hacia esa relación que se da entre las personas que cuidan a los bebés... No hay que apegarse demasiado... No hay que competir con el cariño de mamá... No quiero que mi hijo quiera más a su cuidadora o nana que a mí... He visto mamás destrozadas que cuando su hijo llama "mamá" a la nana, se preguntan cómo puede ser.
Entonces me pregunto. ¿Cómo podemos lograr que un bebé sienta ese vínculo fuerte con su cuidador, cuando la mamá tiene que ir a trabajar, por ejemplo? ¿Cómo podemos lograr que la mamá acepte que su hijo necesita ese vínculo con alguien si ella está fuera la mayor parte del tiempo?. Lo que queremos las mujeres es que nuestros hijos sean felices y se desarrollen plenamente. Al establecer relaciones superficiales en ese periodo tan importante del bebé, ¿no estaremos limitando su desarrollo emocional?.
Creo que como sociedad, necesitamos plantearnos seriamente como conciliar la vida laboral y maternal de las mujeres. La mujer es una sola persona, a pesar de tener dos identidades: mujer que produce intelectual y económicamente y mujer que cría y produce bienestar para lo más precioso; su hijo.
¿ Cómo crees que se puedes solucionar este problema?

¡Carga a tu bebé!