07 enero 2007

¿Cómo coloco a mi bebé para amamantarlo?

¿Cómo coloco a mi bebé para amamantarlo?

Durante las primeras semanas una posición óptima es especialmente importante. Cuando tú y tu bebé están en una posición correcta, tus pezones se mantienen sanos y tu bebé se puede alimentar más eficientemente. Los pezones adoloridos son una razón común por la que las mamás contactan a la Liga de la Leche. Una posición adecuada ayuda a eliminar muchos casos de pezones adoloridos.
Las Líderes de la Liga de la Leche tienen experiencia en guiar a las madres para lograr una posición correcta. Si te sientes abrumada por la preparación para amamantar a tu bebé, contacta a tu Líder local para obtener información y apoyo. A ella le dará mucho gusto ayudarte a simplificar las cosas.

Pasos básicos para obtener una posición óptima

1. Acomódate en una posición cómoda con soporte en la espalda, coloca almohadas para apoyar tus brazos y en tu regazo, y tus pies apoyados en un banco o en un directorio telefónico.

2. Coloca a tu bebé cerca de ti, con su cadera flexionada para que no tenga que voltear su cabecita para alcanzar tu pecho. Su boca y su nariz deben estar frente a tu pezón. Si es posible, pídele a quien te esté ayudando que te pase a tu bebé en cuanto estés cómoda. 3. Sostén tu pecho para que no presione la barbilla de tu bebé. La barbilla de tu bebé debe de estar sobre tu pecho. 4. Sujeta a tu bebé contra tu pecho. Asegúrate que tu bebé abra la boca ampliamente y acércalo a ti, deteniendo su espalda (en lugar de la parte de atrás de su cabeza), para que su barbilla se apoye en tu pecho. Su nariz estará tocando tu pecho. Tu mano debe formar "un segundo cuello" para tu bebé. 5. ¡Disfrútalo! Si sientes dolor, separa a tu bebé suavemente (asegurándote de romper antes la succión para no lastimar tu pezón) e intenta de nuevo.

Probablemente necesitarás repetir con frecuencia esto pasos durante las primeras semanas. Tú y tu bebé encontrarán una técnica que les funcionará después de un poco de práctica.

Mas allá de los pasos básicos

Conforme tú y tu bebé vayan adquiriendo más experiencia en amamantar, van a encontrar que las posiciones para dar el pecho pueden ser alteradas o cambiadas en muchas maneras diferentes, aún de una toma a otra. Siempre y cuando tú estés cómoda y el bebé se esté alimentando bien, usa lo que funcione para ti. Trata de experimentar con las cuatro posiciones que se mencionan más adelante.

Recuerda, en cualquiera de estas posiciones, es muy importante llevar al bebé a la altura de tu pezón. Reclinarte sobre tu bebé puede causar dolores de espalda, tensión en el cuello y hombros, o pezones adoloridos.

Posición de cuna o "acunar al bebé" (como cuando lo arrullas)

La posición del bebé en brazos, "acunado", es usada más comúnmente después de las primeras semanas. La posición "cuna-cruzada", se refiere a usar el bazo contrario al del pecho que se está dando, lo cual brinda un mayor control.

Para darle el pecho a tu bebé mientras lo sostienes en tu regazo, el deberá estar de lado, apoyando su hombro y cadera en tus brazos, con su boca al nivel de tu pezón. Usa almohadas para levantar a tu bebé y apoyar tus codos, para llevar a tu bebé a la altura de tu pezón, especialmente las primeras semanas. Sostén tu pecho, ya sea con la posición "U" o la posición "C", como se describe en la sección de abajo "Técnicas para sostener el pecho". La cabeza de tu bebé deberá estar en tu antebrazo y su espalda estará a lo largo de la parte interior de tu brazo y la palma de tu mano. Cuando veas hacia abajo, deberás ver el lado de su cuerpo. Su boca deberá estar cubriendo al menos media pulgada de tu areola (la parte oscura que rodea el pezón). Asegúrate que su oído, hombro y cadera estén en una línea derecha. Mientras sea un recién nacido, la cabeza y los pies de tu bebé deberán estar al mismo nivel.

Posición de cuna-cruzada

Durante las primeras semanas, muchas mamás descubren una variación de la posición en forma de "acunar" que les es más útil, la posición de cuna-cruzada. Para está posición, tu bebé se apoya en una almohada a lo largo de tu regazo, para ayudarlo a estar a la altura de tu pezón. Las almohadas también deberán servir de apoyo para tus dos codos, para que tus brazos no sostengan el peso del bebé; ya que se te cansarán antes de que hayas terminado de alimentarlo.

Si te estás preparando para amamantar con el pecho izquierdo, tu mano izquierda sostiene el pecho con la posición "U". (Ver abajo). Tú sostienes a tu bebé con los dedos de la mano derecha. Haz esto suavemente, colocando tu mano detrás de las orejas de tu bebé y de su cuello, con tu pulgar y dedo índice detrás de cada oreja. El cuello de tu bebé descansa sobre la membrana entre el pulgar, el dedo índice y la palma de tu mano, formando un "segundo cuello" para tu bebé. La palma de tu mano se coloca en el centro, en medio de sus hombros (entre los omóplatos). Mientras te preparas para acomodar a tu bebé, asegúrate de que su boca esté muy cerca de tu pezón desde el principio. Cuando el bebé abre la boca muy grande, tu empujas con la palma de tu mano desde el centro en medio de los omóplatos. Su boca deberá cubrir al menos media pulgada de la base de tu pezón.

Posición de agarre de sandía  o "balón de fútbol americano"

Esta es una buena posición para una mamá que ha tenido cesárea, ya que mantiene al bebé lejos de la incisión o cortada de la operación. La mayoría de los recién nacidos encuentran muy cómoda esta posición. También ayuda cuando una madre tiene un fuerte reflejo de expulsión de la leche, ya que el bebé puede manejar más fácilmente el flujo de la misma.

En la posición de agarre, sostienes la cabeza de tu bebé en tu mano y su espalda a lo largo de tu brazo a tu lado. Sostienes tu pecho con la posición "C". (Ver abajo). Él está de frente a ti, con su boca a la altura del pezón. Las piernas y pies de tu bebé están metidos debajo de tu brazo con su cadera flexionada y sus piernas apoyadas a lo largo de tu respaldo, de manera que las plantas de sus pies vean hacia el cielo. (Esto previene que pueda empujarse contra la silla). Una vez más, las almohadas ayudan a colocar al bebé a la altura correcta.

Posición recostada de lado

Muchas mamás consideran que es cómodo acostarse para amamantar a su bebé, sobre todo por las noches. Ambos, la mamá y el bebé, se recuestan de lado viéndose uno al otro. Puedes usar almohadas en tu espalda o detrás o en medio de tus rodillas para estar más cómoda. Una almohada o una cobija enrollada atrás de la espalda del bebé, ayudará a evitar que el bebé se ruede lejos de ti. El bebé puede ser acomodado en forma de cuna en tu brazo, con su espalda sobre tu antebrazo. Con su cadera flexionada y su oreja, hombro y cadera en una línea, ayuda a que tu bebé obtenga leche mas fácilmente. Algunas madres consideran que practicar esta posición durante el día les ayuda mucho.

Técnicas para sostener el pecho

Mientras sostienes a tu bebé en cualquiera de las posiciones antes mencionadas, probablemente vas a necesitar sostener tu pecho con la mano que te queda libre. Esto quita el peso del pecho de la barbilla del bebé, permitiéndole alimentarse de tu pecho más eficientemente.

La forma de sostener (o posición) "C": Ver la posición en forma de cuna en la ilustración de arriba y las fotos a la izquierda. Sostén tu pecho con el pulgar arriba, completamente atrás de la areola (lo que es la piel más oscura alrededor de tu pezón), y los dedos por debajo. Tus dedos también deberán estar lejos de la boca de tu bebé, lo mas atrás posible. Esta técnica es muy útil cuando se da el pecho en posición de agarre o fútbol americano, así como en la posición de cuna.

La forma de sostener (o posición) "U": Coloca tus dedos estirados en la parte de hasta debajo de tu pecho, con tu dedo índice en la arruga que hace tu pecho. Baja tu codo para que tu pecho quede sostenido entre tu pulgar y tu dedo índice. Tu pulgar estará en el área externa de tu pecho y tus dedos estarán en el área interna. Esta técnica ayuda cuando amamantas utilizando la posición de cuna y de cuna-cruzada.

¿Está mi bebé bien colocado ?

Cuando coloques a tu bebé, usa tu pezón para hacer cosquillitas en el centro de su labio inferior. Esto fomentará que abra su boca ampliamente (como si fuera un bostezo). Dirige tu pezón suavemente hacia el paladar, empujando a tu bebé hacia ti, con la barbilla por delante.

Algunos puntos que puedes revisar para asegurarte de que tu bebé está colocado correctamente son:
· Su nariz apenas toca tu pecho, esto quiere decir que no está separado más allá de la distancia del grueso de una tarjeta de crédito.

· Sus labios están pegados a tu pecho, en forma de aro.

· Mínimo media pulgada de tu pecho alrededor de la base de tu pezón está en su boca.

Si la colocación o la forma en que está prendido del pezón es incómoda o dolorosa, suavemente coloca tu dedo en la boca del bebé, entre sus encías, para desprenderlo y tratar de nuevo.

Un bebé al que se le ofrece el pecho, va a succionar sin tragar mientras coloca el pezón en su boca y le avisa a tu pecho que está listo para dejar pasar la leche. Cuando empieza a recibir leche, vas a ver su mandíbula, incluso hasta atrás de sus orejas, trabajando. Sus sienes se moverán. También lo escucharás ingiriendo la leche, rápido al principio y luego más lento, según vaya satisfaciendo su apetito.

¡Carga a tu bebé!