19 octubre 2008

Amamantar reduce un 40 por ciento el riesgo de contraer cáncer de mama

Amamantar reduce un 40 por ciento el riesgo de contraer cáncer de mama

Hoy se conmemora en todo el país el día contra esa enfermedad y los especialistas advierten que la prevención a través de estudios pre-clínicos es la herramienta para reducir 15.000 casos anuales
Se trata del cáncer que más afecta a las mujeres. Cada año, aparecen unos 5800 nuevos casos en la provincia, mientras en el país la cifra se ubica entre los 12 y los 15 mil casos. Recomendaciones de los especialistas del Ministerio de Salud provincial para reducir los riesgos de contraer la enfermedad.
En el Día Nacional contra el Cáncer de Mama, que se conmemora hoy en todo el país, los especialistas advierten que la prevención a través de estudios pre-clínicos es la herramienta fundamental para reducir riesgos de desarrollar esta enfermedad que causa en la provincia más de 2000 muertes al año.
Pero amamantar es también un factor central de prevención. Se estima que las mujeres que dan de mamar logran reducir en un 40 por ciento los riesgos de contraer esta enfermedad.
Así lo indicó Elvira Guidi, directora del Programa de Prevención del Cáncer Génito-Mamario (Progema) del Ministerio de Salud provincial. Los datos del programa indican que el cáncer femenino más frecuente es el de mama, con el 28 por ciento del total, y más atrás se ubican el de colon rectal (15,3), y cuello uterino (10,4).
El cáncer de mama es un tumor maligno que se origina a partir de las células de la mama y todas las mujeres, sin excepción, pueden desarrollar esta enfermedad en el transcurso de su vida.
Por esa razón, los especialistas del Ministerio de Salud recomiendan que todas las mujeres, especialmente a partir de los 40 años, se realicen una mamografía (radiografía de mamas) ya que permite descubrir aquellos tumores que, por estar poco desarrollados, no han podido ser detectados al tacto por el médico.
La prevención es la clave. El cáncer de mama no es totalmente prevenible, pero su detección a tiempo, cuando recién aparece, sólo puede lograrse a través de los controles mencionados (denominados de prevención secundaria).
"La detección de estos tumores tan pequeños puede favorecer su extirpación y curación total salvando la vida del paciente", indicó Guidi. Señaló también que todas las mujeres con más de 40 años tienen que realizarse la mamografía y que "deben perder el miedo a hacerse los estudios por temor a una extirpación de la mama. Esto no es así, se puede detectar a tiempo y evitar complicaciones".
La profesional señaló que amamantar es una forma de prevención natural, ya que la utilización de la glándula mamaria reduce el riesgo de contraer cáncer de mama en un 40 por ciento.
De hecho, mientras el cáncer de cuello uterino afecta sobre todo a mujeres de bajos recursos, el de mama es más frecuente entre mujeres de nivel socioeconómico más alto. "Se estima que esto tiene que ver con que en los hogares con mayor poder adquisitivo es más bajo el número de hijos y muchas veces se amamanta menos porque suelen pasar mucho tiempo fuera de la casa por cuestiones laborales", dijo Guidi.
En provincia, mueren 40 mujeres por cada 1.000 afectadas por cáncer de mama. En 2007, hubo 2.084 fallecimientos por esta causa. En tanto, se estima que aparecen en la provincia unos 5.800 casos nuevos por año, mientras que en el país la cifra se ubica entre los 12 y los 15 mil casos.
Con el objetivo de reforzar la prevención de la enfermedad, el PROGEMA entregó en los últimos dos años 33 mamógrafos a hospitales provinciales y 11 a hospitales municipales, así como insumos para el control de 100 mil mujeres y 12 disparadores para toma de biopsias (con lesiones palpables de mama).
Las mamografías están destinadas específicamente a mujeres de más de 40 años clínicamente sanas. No obstante, para toda mujer que tenga en su familia personas que padecieron esta enfermedad se recomienda realizar una mamografía a partir de los 30 años.
Si el resultado es bueno, recién se necesitará efectuar otra mamografía a los 40 años de edad. Y a partir de la cuarta década, la frecuencia de este estudio debe ser de dos años. Recién a partir de los 50 las mujeres deben realizarlo una vez al año.
Recomendaciones:
-Realizarse la mamografía es fundamental.
-Las mujeres menopáusicas deben evitar el reemplazo hormonal.
-También debe evitarse el sobrepeso, ya que el tejido graso genera más posibilidades de contraer cáncer de mama. En ese sentido, se sugiere realizar actividad física, comer alimentos sanos y no fumar.
-Las mujeres que tienen hijos deben amamantarlos para reducir riesgos.

No hay comentarios.:

¡Carga a tu bebé!