23 enero 2009

Conductos obstruídos y perlas de leche en la lactancia

Por Ana Charfén, IBCLC
Esta información no sustituye ayuda profesional, si tienes los síntomas que se describen aquí, contacta con una experta en lactancia materna. Si tienes fiebre, llama a tu médico.


En ocasiones, una mamá que amamanta, puede sentir una bola dura en el pecho, o una parte del mismo que se siente más dura que lo demás. A menudo la parte más dura tiene la forma de una rebanada de pay. El pecho puede sentirse adolorido y caliente. Cuando no se resuelve rápido, se puede poner roja la piel


Esto con frecuencia es causado porque se encuentra obstruido algún conducto por donde sale la leche.


A veces estamos ocupadas, y el bebé distraído, o duerme demasiadas horas, o usamos un brasier con varilla, y una parte del seno no se vacía bien. Esto ocasiona que la leche se acumule más en ese lugar, y se producza una disbiosis o imbalance en las bacterias que viven en el seno, y que el tejido de alrededor se inflame e impida que la leche fluya.


En ocasiones se ve en la punta del pezón un puntito blanco, formado por el tapón de leche endurecida, y de calcio y biofilms de bacterias.


El tratamiento más eficiente consiste en colocar a bebé a succionar por mucho tiempo del pecho afectado, mientras se hace un masaje sobre la bola, en dirección al pezón, para que se libere el tapón y la leche salga. También funciona poner un paquete de gel enfriado sobre la obstrucción.


Muy frecuentemente, las obstrucciones mejoran unas horas y luego vuelven a crecer, esto es muy común y una indicación de que es necesario seguir poniendo empeño en vaciar bien ese pecho.


La succión que el bebé ejerce con su labio inferior es fuerte, por lo que algunas mamás encuentran que si colocan al bebé sobre la cama, y ellas a cuatro patas sobre ellos colocan el seno en su boca, de modo que la barbilla del bebé apunte hacia el sitio del seno donde está la obstrucción, esta se libera más fácilmente. Así mismo, la gravedad ayuda a que la leche salga con fuerza hacia abajo.


Si la mamá utiliza un extractor de leche para tratar de desobstruir el seno, a veces se puede ver como un fideo blanco que sale del pezón, formado de leche endurecida, calcio y biofilms de bacterias, que era lo que tapaba el conducto.


Se ha visto que este tapón está hecho principalmente de grasa, calcio y bacterias acumuladas, lo cual hace especular que una dieta rica en grasa favorece las obstrucciones del seno. También por esta razón se sugiere que la madre con propensión a los conductos obstruidos, ingiera pastillas de lecitina de soya, que hace a las grasas más fluidas.


Si todo lo anterior no funciona, existe un tratamiento más radical que consiste en lo siguiente:


En una jeringa de 10 ml, se coloca una ámpula de oxitocina, se rellena con agua hervida, se le quita la jeringa, y se vierten 3 o 4 gotas en la mucosa de la nariz, lo cual desencadena rápidamente un reflejo de eyección de la leche que debe aprovecharse para extraerse la leche y hacer presión sobre la obstrucción, hacia el pezón, para liberar el tapón.

Esto se puede hacer 3 o 4 veces al día.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo tuve eso y no sabìa que era! Es muy doloroso,y me lo curò mi niña,amamantaba igual de ese pecho porque no soportaba el dolor de llenarse y no evacuar ya que no tenìa extractor,y un dìa sentì un terrible alivio....ella succionando me lo destapò...me quedò un agujerito y ardìa un poco.Despuès pensè,pobrecita lo que se tragò...

¡Carga a tu bebé!