23 noviembre 2009

Carta a una madre a la que su bebe no disfruta la guardería

Carta a una madre a la que su bebe no disfruta la guardería, por Dr. Carlos González

Irene siente que su hijo está muy angustiado cuando va a la guardería y llora mucho. Pregunta en un foro, y el Dr. Carlos Gonzalez responde:

Apreciada Irene:
Te equivocas, no necesitas consejos; te sobran consejos. Son los
consejos los que te han llevado a esta situación. Olvídate de los consejos y de
las teorías, y observa los hechos, porque los tienes ante tí.
¿Cómo se comportaba tu hijo antes de ir a la guardería, cómo se comporta
ahora? Salta a la vista que el ir a la guardería le ha perjudicado.
No me sorprende en absoluto; creo que ir a la guardería perjudica, en
mayor o menor grado, a casi todos los niños menores de tres años. Pero
incluso si tuvieran razón tu familia, amigos, pediatra y psicópata (hay, perdón,
psicóloga, en qué estaría yo pensando), incluso si fuera verdad que la
mayoría de los niños de un año, cuando los llevas a la guardería, se
vuelven más altos, más rubios, más fuertes, más ricos, más sabios, más
prudentes,más laboriosos, más ingeniosos, más hábiles y más bondadosos, el caso
es que a tu hijo no le está pasando nada de eso. Será, si quieren, la
excepción, el único niño entre miles al que le ocurre una cosa así, pero desde que
va a la guardería tu hijo se ha vuelto más dependiente, más desconfiado, y sobre
todo más infeliz; y las cosas no están mejorando, sino empeorando.
¿Qué harías tú en su lugar? Si lo pasases así de mal en tu trabajo,
probablemente seguirías trabajando igual, porque no te queda más
remedio.
Pero si te hubieras apuntado voluntariamente, para disfrutar y tener
amigos, a un gimnasio, o a clases de música, y después de dos meses vieras que
te lo pasas llorando y angustiada, y que luego en casa estás de mal humor y
lloras por nada, no me digas que no te borrarías. Has descubierto que el
gimnasio no es para tí, y punto.
Los niños de un año no necesitan para nada tener compañeritos. Lo que
necesitan es tener madre. Los problemas psicológicos que sufre un niño
que no ha tenido madre (o figura materna substituta) son graves y bien
conocidos. Jamás en mi vida he leído u oído hablar de ningún problema
concreto cuya causa sea el no haber jugado con compañeritos hasta los
tres o los cinco años. Si necesitásemos compañeritos, la sabia naturaleza nos
traería al mundo de cinco en cinco, como a los perritos. Y la sabia
administración pública pondría la escolarización obligatoria a los seis
meses, y no a los seis años.
Creo que tienes derecho a ponerte firme y defender el honor y la
dignidad de tu hijo. No tienen derecho, por muy amigos o familiares que sean, a
decirte que tu hijo es (y mucho menos que "va a ser", así, sin haber hecho nada
todavía) un tirano malcriado. Eso es un insulto. Si alguien te dijera
que tú eres una tirana malcriada, probablemente no volverías a dirigirle la
palabra. Jamás tolerarías que tu hermana o tu madre llamasen tirano
malcriado, o gilipollas, a tu marido. Y si los amigotes de tu marido le
estuvieran diciendo todo el día: "a tu mujer tienes que encerrarla dos o
tres días en la cocina, y si llora que llore, pero que entienda que
ese es su puesto, o se convertirá en una tirana malcriada", creo que no te
haría mucha gracia.
Esa psicóloga quiero creer que está loca, porque así no sería
responsable de sus actos. ¿Es así como trata a los adultos angustiados, o deprimidos,
separándolos de su red de apoyo familiar y social y dejándolos llorar
tres días? ¿Dónde diablos está el estudio publicado que demuestra que los
niños que lloran en la guardería mejoran cuando les dejan llorar tres días y
los destetan? Averigua si esa psicóloga y ese pediatra jugaron con
compañeritos cuando eran pequeños, porque si es en eso en lo que se convertirá tu
hijo si lo "socializan", en un adulto incapaz de sentir compasión por un niño
de un año aterrorizado, no sé si será mejor tener un tirano malcriado, que
en el fondo son buena gente cuando los conoces.

Un abrazo
Carlos González

2 comentarios:

Yoss dijo...

Totalmente d acuerdo. Q fuerte es tener q enfrentarse a medio mundo q da consejos respecto a como criar a un bebé. Pero bien vale la pena por estar cerca d este pequeño ser humano tan maravilloso. Gracias x esta información y por mostrarm q no estoy equivocada.

Natalia dijo...

Personalmente no estoy tan de acuerdo. En mi caso, por distintas razones necesité que mi hijo fuera ciertas horas por semana a la guardería desde los cuatro meses y la verdad nos va muy bien. Ahora mi hijo mayor tiene un año y medio y le encanta ir. Mi hijo menor tiene 6 meses y hasta el momento no ha mostrado comportamientos de apatía. Cuando pasamos cerca de la guardería, el mayor se va corriendo al portón para que le abran y jugar con los niños. Nó sé si el éxito se deba a que no va tiempo completo, es de vez en cuando, por algunas horas. También podría ser gracias a que hay pocos niños, por lo que los atienden bien. Las maestras son muy cariñosas.
Creo que como todo en la crianza, cada niño es distinto y debemos hacer lo que nuestro instinto y nuestra realidad laboral y económica nos permita y por supuesto, lo que disfrute el bebé.
Mi esposo y yo nos inclinamos un poco más hacia la crianza con apego, todavía amamanto a mis dos hijos, colechamos (los 4 bien pegaditos en la misma cama)para poder descansar más, evitamos el uso de coches y a cambio preferimos portearlos, entre otras pero, hemos aprendido a ver lo positivo de la guardería y los beneficios que puede ofrecer a nuestra familia.

¡Carga a tu bebé!