03 julio 2010

Diez cosas que hacer en lugar del castigo

Traducido por Ana Charfén, IBCLC.
Muchas veces podemos evitar el mal comportamiento de nuestros hijos, y evitar castigarlos:

Esto lo tengo impreso desde hace 11 años en una hoja pegada en la puerta de la cocina:


1. Prevén que ocurra el comportamiento no deseado, satisfaciendo las necesidades de tu hijo en el momento que las expresan. Este es tal vez el mejor acercamiento al problema. No solo previene el mal comportamiento, sino que le dice al niño que realmente lo amas y te preocupas por el. Con sus necesidades cubiertas, es libre de avanzar hacia el siguiente paso del aprendizaje.

2. Provee un ambiente seguro y a prueba de niños. No tiene caso tener objetos muy valiosos al alcance de un niño pequeño, cuando se pueden guardar hasta que el niño es suficientemente grande para manejarlos con cuidado. Para los niños mayores, dales oportunidades para que jueguen activamente.

3. Aplica la regla de oro. Piensa como te gustaría ser tratado si te encontraras a ti mismo en las mismas circunstancias que tu hijo, y tratalo de la misma manera, la naturaleza humana es la misma sin importar la edad.

4. Muestra empatía por los sentimiento de tu hijo. Aunque el comportamiento de tu hijo parezca ilógico, los sentimientos subyacentes y necesidades son reales y necesitan ser tomados en serio. Decir cosas como "Te ves realmante enojado" es una buena manera de mostrar a tu hijo que te preocupas por sus necesidades y sentimientos.

5. Valida los sentimientos de tu hijo, para que sepa que entiendes y te preocupas, que es aceptable tener cualquier sentimiento que muestre, y que no va a ser rechazado por tener cualquier clase de sentimientos. Por ejemplo: "Eso me asustó a mi también!"

6. Satisface la necesidad subyacente que condujo al comportamiento en primera instancia. Si castigamos solo el comportamiento externo, la necesidad no satisfecha resurgirá en otras maneras hasta que sea finalmente satisfecha. Un ejemplo sería: "Te sientes triste porque tu amigo se mudó?".

7. Mantente del lado de tu hijo. Siempre que sea posible trata de encontrar una solución en la que todos ganen y las necesidades de todos sean resueltas. Para adquirir habilidades de resolución de conflictos, considera un curso de comunicación sin violencia.

8. Asegúrale a tu hijo que es amado y apreciado. El llamado mal comportamiento es a menudo el modo del niño de expresar su necesidad de mas amor y atención, en el mejor modo que lo puede hacer en ese momento. Si pudiera expresar su necesidad de una manera más madura, lo haría. Por ejemplo, podrías preguntar: "te gustaría que leyéramos un libro para que estemos más tiempo juntos?"

9. Provee experiencias positivas alternas y actividades productivas. Ofrece crayones, lee una historia, dale un baño en tina para que juegue en el agua, o sal a caminar con el. Esto puede cambiar el foco de una situación que se ha convertido en demasiado estresante para resolverse en ese momento: "Vamos a jugar con plastilina!".

10. Preguntate a ti mismo: "Cuando recuerde esto me reiré?" Si así lo es, por que no empezar desde ahora?. Aprovecha la oportunidad de crear el tipo de memoria que quisieras tener cuando recuerdes este día. Las situaciones de más reto pueeden ser desactivadas con un poco de buen humor: "Oh no, pintaste a tu hermano de verde? esperen, voy por la cámara".

Programa de Radio Tema Lactancia Materna y La Liga de La Leche

Programa Crónicas de Salud con Ethel Soriano. Corresponde al 24 de junio de 2010. El tema es lactancia materna, hablan las Líderes Tammy Ruzansky y Ana Charfén

¡Carga a tu bebé!