19 marzo 2012

La lactancia materna ayuda a prevenir la maloclusión de los dientes

Por Ana Charfén, IBCLC, con base en el trabajo e investigación del Dr. Brian Palmer DDS.

Los bebés que no son amamantados, tienen mayor riesgo de padecer problemas de ortodoncia, entre otros.

Una de las cosas maravillosas que el Dr. Brian Palmer, recientemente fallecido, ayudó a investigar y hacer público, es la relación entre el modo como un bebé es alimentado los primeros años de su vida, y la infuencia que esto tiene en el desarrollo de su cara y sus dientes.
El Dr. Palmer, se puso a investigar los cráneos de los hombres primitivos en el Museo Smithsoniano.
Aqui podemos ver la fotografía de los dientes de un hombre primitivo. Lo primero que notó Palmer, es que los hombres primitivos en general no tenían caries. Podemos observar como los dientes están en muy buenas condiciones, el paladar es ancho y plano, y las fosas nasales, que son los dos hoyos que se ven en la parte de abajo de la foto, que es la parte de atrás del cráneo, son anchos y de excelente tamaño para que la persona a la cual pertenecieron pudiera respirar muy bien. Esta persona no roncaba, y fue amamantada, porque cuando el vivió los bebés que no eran amamantados morían, no existía otro modo de alimentar a los bebés. El periodo natural de lactancia en el ser humano, dura entre 2 y 7 años. Este hombre jamás tuvo en su boca un biberón ni un chupón, y se nota que tampoco se chupó el dedo por la forma de su cavidad oral.


Cuando un bebé es amamantado y su mamá le da pecho cada vez que lo pide, y permite que se destete de manera natural, es muy poco probable que llegue a tomar un biberón en su vida, y tampoco que se chupe el dedo.
El pecho de la mamá es suave, cuando el bebé lo toma adentro de su boca para tomar leche, no ejerce fuerzas sobre el paladar, ni sobre las mejillas ni sobre las encías. El pecho se adapta a la boca del bebé, y el bebé al succionar fortalece los musculos de su cara y del cráneo. Hace ejercicio con casi todos los músculos de su cabeza y cara, que promueven el desarrollo armónico de todo su cráneo.
En la foto de la derecha podemos ver la boca cerrada cuando la lengua está en reposo. La cavidad oral sana, tiene suficiente espacio para que la lengua no choque contra los dientes ni ejerza fuerza sobre el paladar.
En la foto del lado izquierdo podemos ver sobre la lengua, la posición que toma el pezón de la madre cuando el bebé o niño pequeño lo succiona. Podemos darnos cuenta de que el pecho de la madre se adapta a la forma de la boca del bebé, y no ejerce fuerza hacia el paladar, ni hacia los dientes. El pezón, como es suave, se aplana y la mandíbula y quijada trabajan armónicamente en el movimiento de succión.




En la imagen del lado derecho podemos ver la forma que toman las estructuras orales, como la lengua, paladar, mejillas, y dientes, cuando el bebé succiona un objeto duro, como un chupón, biberón, mamila o dedo.
Observamos como el dedo/chupón ejerce fuerza hacia arriba del paladar, así como hacia abajo, sobre la lengua, la cual ejerce fuerza sobre los dientes y las mejillas se contraen, como cuando tomamos agua con un popote, se hunden, haciendo fuerza de succión, muy diferente al ejercicio que hace la lengua al ordeñar el pecho.
Cuando esto sucede por años, como cuando un bebé toma biberón o se chupa el dedo, las estructuras de la boca comienzan a deformarse.
El paladar se eleva, se hace alto y profundo, y el espacio entre los dientes se reduce. Por esa razón, al hacerse el arco dental mas angosto, no hay suficiente espacio para que los dientes al brotar, estén alineados. El resultado es la "cara de biberón", en la cual los dientes se apiñan, sobre el arco deformado que se crea después de años de succionar un objeto duro
Aca podemos ver del lado derecho dos moldes de yeso, del paladar y dientes de dos personas diferentes. El arco dental de la imagen de arriba es ancho, esta persona no se chupó el dedo cuando era bebé y fue amamantada. Su paladar no está elevado, es suficientemente ancho para permitir que los dientes cuando le salieron, no estuvieran apiñados, sino repartidos en el amplio espacio que se formó mientras mamaba pecho.


En la imagen de abajo vemos el paladar de una persona con un hábito muy pronunciado de chuparse el dedo. Este hábito elevó su paladar, deformándolo, e impidiendo que el arco ancho se formara y que sus dientes tuvieran suficiente espacio para no estar apiñados.

Este hábito tiene implicaciones más allá de que sus dientes estén apiñados, y de que su cara esté alargada.... Desafortunadamente adicionalmente a eso, sus fosas nasales también no se pudieron desarrollar de manera óptima, por la falta de espacio, en lugar de ser amplias y permitir que pueda respirar adecuadamente, al ser su cara y paladar más estrechos, sus fosas nasales son delgadas y esta persona siempre ha roncado. Esta situación la coloca en mayor riesgo de Apnea Obstructiva del Sueño, y tener infartos o derrames, por la baja oxigenación de su sangre durante el sueño.
Esta es la fotografía de una persona que tiene un paladar elevado, y un arco muy angosto. Tiene un riesgo alto de padecer infarto ocasionado por Apnea Obstructiva del Sueño.
El Dr. Brian Palmer fue un dentista e investigador sobresaliente. Tiene entre muchas de sus investigaciones, una presentación que habla de como la lactancia materna tiene una importancia primordial en la salud global de las personas donde discute esta situación además de como los bebés que no son amamantados tienen el síndrome de la cara alargada, mayor riesgo de infecciones de oido, de abfracciones, obesidad y cancer.

Hizo una presentación especial donde habla específicamente de como la lactancia materna NO ES CARIOGENICA


“Modern, non-breastfeeding nurturing, is having a negative impact on our health and evolutionary destiny.”
"El modo de consolar moderno que no incluye amamantar al bebé, está teniendo un impacto negativo en nuestra salud y destino evolutivo"
Brian Palmer, DDS, 1998
El Dr. Brian Palmer y una servidora en 2007










Una de las citas que más me gustan, tomada de una presentación del Dr. Palmer. "A ti mismo, te puedes cambiar si lo eliges; a los demás, solo puedes amarlos y apoyarlos"


Descanse en Paz, Dr. Brian Palmer, DDS

No hay comentarios.:

¡Carga a tu bebé!